​Hacienda recorta a 1,5% estimación de crecimiento para este año

|

A1

El Ministerio de Hacienda junto a la Dirección de Presupuestos (Doipres) dieron a conocer el Informe de Finanzas Públicas (IFP) del Primer Trimestre de 2022, ante la Comisión de Hacienda del Senado. En este documento la autoridad actualiza el escenario macroeconómico y la situación de las cuentas fiscales.

Además, en este primer IFP, el Gobierno del Presidente, Gabriel Boric, expone su meta de Balance Estructural anclada al nivel deuda de mediano plazo como parte del compromiso adquirido con la sostenibilidad de las finanzas públicas.

En el primer aspecto, se actualizó el escenario macroeconómico estimado para este año ajustando la estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a 1,5% desde el 3,5% que se había proyectado en el IFP del 4T de 2021. Asimismo, semodificaron los pronósticos esperados para la demanda interna, inflación, tipo de cambio, precio del cobre y del petróleo.

Este ajuste refleja el desafiante entorno económico que enfrentará esta administración tras la fuerte recuperación de la actividad en 2021, producto de una mayor liquidez en la economía. Este año, en particular, en el país se está observando un proceso de moderación de la actividad hacia niveles de producción compatibles con la tendencia registrada previo a la crisis ocasionada por la pandemia.

Con esto, según señala el Informe, se espera que en 2022 la economía experimente una corrección, que debería permitir ir equilibrando el desbalance macroeconómico que ocasionó la crisis sanitaria.


Ingresos del Gobierno Central

En base a este panorama macroeconómico, se espera una recaudación de ingresos del Gobierno Central Total para 2022 que asciende a $57.442.256 millones, lo que implica una disminución de los ingresos de 1,5%, respecto de lo proyectado en el IFP del 4T21. La Política Fiscal chilena se basa en la regla de Balance Estructural, por lo que son los ingresos cíclicamente ajustados (es decir los estructurales) y no los efectivos, los que se toman en cuenta para determinar el gasto del Gobierno en cada Presupuesto. En base a los ingresos efectivos y a las variables de referencia, se proyectan ingresos cíclicamente ajustados por $52.956.292 millones, lo que representa una disminución de 1,1% con respecto a lo proyectado en el IFP pasado.

Lo anterior se explica, principalmente, por la revisión a la baja en los ingresos estructurales de Cobre Bruto debido a que en este informe se proyecta un mayor precio del Cobre al estimado en el informe anterior. Ello deriva en una mayor brecha con respecto al precio de referencia y, un mayor ajuste cíclico. Además, se esperan menores ingresos de Codelco por aumento de costos y la decisión de aplicar el régimen de depreciación instantánea para los ejercicios de 2021 y 2022.

En tanto el gasto del Gobierno Central para 2022 se proyecta en $61.823.200 millones, lo que representa un aumento de $820.866 millones con respecto al gasto presentado en el informe anterior. Esta actualización es consecuencia de la implementación de medidas para seguir enfrentando los efectos de la actual crisis sanitaria y económica, provocada por la pandemia del Covid-19, así como del mejoramiento del Sistema de Pensiones.

Así respecto al gasto ejecutado en 2021, esta actualización implica una contracción del gasto de 25,2% (en base al cierre de las cuentas fiscales de 2021 presentadas en este IFP).


Deuda Bruta

Para el saldo de Deuda Bruta del Gobierno Central (DBGC), se estima que totalice $102.656.976 millones, al cierre del ejercicio presupuestario 2022, lo que equivale al 38,8% del PIB estimado para igual periodo.

Consistentes con el compromiso de responsabilidad fiscal se presenta en este informe el marco de mediano plazo junto a una meta de balance estructural basada en la sostenibilidad de la deuda bruta.

Si bien son diversas las metodologías para estimar el nivel prudente de deuda es apropiado considerar el nivel más bajo entre ellas. Es así como el nivel utilizado para definir las metas de Balance Estructural del periodo presidencial corresponde a lograr estabilizar la deuda por debajo del 45% del PIB.

Considerando, entonces, un nivel prudente de deuda bruta de 45%, la reducción de Balance Estructural por año debe ser de 0,75% del PIB durante el periodo presidencial.


En concreto, en el escenario macroeconómico base, la deuda bruta alcanza su máximo el año 2026 de 43,9%, por debajo del nivel calificado como prudente.

Escenario Macroeconomico

Ingresos gastos

Parametros referencia