CPC “en shock” ante decisión de adelantar la votación del proyecto de jornada laboral

|

Alfonso swettEl presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Alfonso Swett, expresó este viernes estar en “shock” ante la decisión del Gobierno de adelantar la votación del proyecto de ley que rebaja a 40 horas la jornada laboral para este lunes en la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados.

Al referirse al asunto, el dirigente gremial advirtió que “está siendo súper difícil ser empresa”. En entrevista con EmolTV, subrayó que “vemos con mucha preocupación que no se quiera escuchar al sector real. Estamos realmente en shock hoy día que se haya adelantado el proyecto para el lunes, sabiendo, primero, tres de las cuatro centrales (de trabajadores) se deciden sentar, con todas las ramas de las CPC, con todas las pymes, a decir que 'nadie nos preguntó cómo estos nos afectaba'".

Cabe recordar que el martes pasado Swett había manifestado el rechazo de la CPC a la iniciativa gubernamental. En la oportunidad, enfatizó que “hemos visto con mucha preocupación lo que se ha hecho en el tema laboral el último tiempo. Nos vimos absolutamente sorprendidos con el gobierno cuando anuncia estas 41 horas, el gran cambio que establece el Gobierno es que se transforma en obligatorio, o sea las partes no pueden decidir y eso es muy complejo”. Tras sostener una reunión de comité ejecutivo del gremio, consignó que “me preocuparía un país que lo empiezan a manejar 10 mil twitteros o mil personas detrás de una encuesta, eso me preocupa que esté manejando la agenda del congreso, que esté produciendo las reacciones. Nos parece preocupante que este país lo empecemos a manejar a través de lo que pasa en redes sociales y lo que contestan mil personas en una encuesta. Este tema de las 41 horas viene en base a dos encuestas”, señaló.

Esta mañana, en tanto, apuntó que "el que está trabajando en una empresa o el que es gerente o dueño, sabe que esto tiene efecto en el empleo, en las remuneraciones. Como no nos preguntaron antes, nos vamos a juntar acá, para explicarles, porque queremos hacerles una propuesta. Resulta que nos cierran la puerta para decir 'nos da lo mismo lo que quieran hablar los trabajadores, con los empresarios, grandes y pequeños, no queremos escucharlos, no nos interesa su opinión, y nosotros el día lunes votamos'. Eso nos parece tremendamente grave, un país que no quiera dialogar, que no quiera escuchar, es profundamente dañino".