CNC: Ventas minoristas de la Región Metropolitana continuaron desacelerándose en abril

|

Retail



Las ventas minoristas de la Región Metropolitana, medidas en términos de locales equivalentes (same sale store), marcaron en el mes de abril una baja real anual de 6,5% y en términos de local totales la caída fue de 1,0% real anual. 

De acuerdo al informe de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), dado estos resultados, entre enero y abril, las ventas presenciales del sector marcan una baja de 3,8% real en términos de locales equivalentes, y una caída de 1,3% en cuanto a ventas total locales.

En términos de locales equivalentes las ventas del sector marcaron en el último trimestre móvil febrero-abril, una baja de 4,1% real, tras la caída de 2,8% del período anterior, evidenciando una tendencia decreciente en los últimos tres períodos.


Perspectivas


Bernardita Silva, gerente de Estudios CNC, comentó que “la actividad del comercio minorista presencial en la RM, en términos de locales equivalentes, mostró durante abril un resultado negativo, desacelerándose aún más respecto a los períodos anteriores. Por su parte, en término de total locales, el resultado también fue negativo, pero en línea con lo evidenciado en febrero y marzo.”

En este resultado, precisó, influyó el efecto calendario, donde este año, pese a haber igual cantidad de días hábiles que abril de 2018, se registró un domingo menos, día importante para el retail. A esto se suma Semana Santa, que tuvo lugar en abril (el año pasado fue en marzo), lo que también pudo haber afectado las ventas de la RM dada la salida de santiaguinos de la capital.

Por su parte, la confianza de los consumidores (GFK Adimark) en abril experimentó una leve alza respecto a marzo, pero aún en terreno pesimista, donde destacaron los habitantes de Santiago con un mayor nivel de pesimismo en comparación al resto del país.

“Los resultados están en línea con la situación económica del país, donde se ha experimentado una desaceleración en lo que va del año, enfrentando un escenario externo más complejo, acompañado de caídas en las expectativas de crecimiento. A esto se suma un mercado laboral que aún no logra repuntar, mostrando un menor crecimiento de los asalariados privados y un impulso en los trabajadores por cuenta propia”, apuntó la ejecutiva.

Concluyó que “es importante considerar también la preocupación por la deuda de los hogares, donde el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco Central advierte sobre los niveles de endeudamiento de los hogares, principalmente en créditos de consumo. Esto pone aún más presión a la recuperación del sector. Y, si bien el crédito de consumo en el corto plazo ayuda a impulsar las ventas, una carga cada vez mayor de deuda sobre los hogares deja de ser positiva y en el largo plazo podría hacer la caída más fuerte.”