​Terrenos de hoteles surgen como atractivo medio de inversión

|

Santiago 7

El sector hotelero es uno de los mercados más afectados por la pandemia. Ante la baja ocupación y la imposibilidad de muchos de poder continuar operando sin obtener los retornos necesarios para subsistir, un alto porcentaje de propietarios está analizando el potencial inmobiliario de sus instalaciones y considerando la posibilidad de reconvertirlos en edificios de multifamily, oficinas, centros asistenciales o vender el terreno para construir un nuevo desarrollo inmobiliario.

“La permanente incertidumbre sobre la duración de los efectos de la pandemia, ha incidido en que el porcentaje de propietarios interesados en vender o dar un giro a sus hoteles haya aumentado considerablemente en los últimos meses. Ante esto, los terrenos donde están construidos los hoteles, han comenzado a cobrar mayor relevancia para inmobiliarias y desarrolladores”, explica Juan Pablo Amenábar, Gerente del Área de Multifamily y HTL de Colliers.

Según un análisis realizado por Colliers, existe una proporción entre la categoría del hotel y el valor del terreno. “A mayor valor del hotel, es decir mientras más alta su categoría (5 estrellas), menos valor proporcional a lo construido tendrá el terreno. Ante esto, han surgido muy buenas oportunidades de inversión en hoteles de menor categoría o incluso moteles, ubicados en comunas como la Florida, Santiago Centro y Providencia, donde desarrolladores están viendo la posibilidad de comprar los inmuebles para demoler la edificación y construir un proyecto más rentable”, señala Amenábar.

El ejecutivo explica que en la Región Metropolitana los terrenos aptos para desarrollos inmobiliarios son cada vez más escasos, pero la demanda por vivienda continúa al alza. “La difícil situación en la que se encuentran muchos propietarios de hoteles ha abierto la posibilidad de comprar este tipo de activos, centrados en el atractivo que poseen sus terrenos. En base a los flujos actuales, más de un 30% de los hoteles de la RM podrían adquirirse con la finalidad de utilizar sus terrenos para nuevos desarrollos inmobiliarios, ya sea habitacionales o mixtos. Lo anterior se explica por el mayor valor que se podría obtener en la venta de esos terrenos en las condiciones de mercado actuales, por sobre los flujos perpetuos generados a partir del negocio hotelero”.

En base a un levantamiento realizado en Colliers, tomando como referencia más de 80 hoteles y moteles en la Región Metropolitana, se concluye que existe una relación inversa entre la categoría del hotel y el peso que representa el terreno en dicho negocio. “De esta forma, mientras en un hotel 5 estrellas, el terreno representa en torno a un cuarto del valor económico total del negocio hotelero, en el caso de un motel el terreno puede terminar representando hasta el doble de la perpetuidad de los flujos hoteleros. Esto representa una oportunidad para que hoteles de menor categoría, ubicados en zonas de crecimiento urbano, puedan encontrar una salida a la compleja situación financiera que viven actualmente, por la vía de la venta de la propiedad para un desarrollo inmobiliario”, concluye Amenábar.