CNC constata fuerte caída de confianza en los sectores del Comercio, Restaurantes y Hoteles

|

Comercio 4

El Índice General de Confianza del Comercio Minorista, Hoteles y Restaurantes, comienza el segundo semestre de este año con un nivel “levemente pesimista” alcanzando los -17,7 puntos (escala de confianza de -100 a 100 pts. donde 0 implica nivel neutro), cayendo significativamente frente a los 8 pts. registrados a comienzos de año, informó este martes la Cámara Nacional de Comercio (CNC).

El índice de julio está influido, tanto por un primer semestre con resultados de las empresas que estuvieron por debajo de lo registrado el año pasado en casi todas las variables, junto con expectativas que dan cuenta que no se espera un auspicioso segundo semestre, resultando un índice futuro moderadamente pesimista.

Bernardita Silva, gerente de Estudios de la CNC, consignó que “el resultado da cuenta que muchas empresas tuvieron que enfrentarse este primer semestre a un escenario de desaceleración dado los fuertes incrementos en el consumo durante el 2021, donde, a su vez, hacia adelante no se espera un mejor escenario.”

Según indicó, “el pesimismo se asoma de manera más fuerte en la percepción económica del país durante este segundo semestre, donde un 58% cree que la situación económica del país empeorará y sólo un 16,3% espera un mejor escenario.

Respecto de la inversión y el empleo, señaló, “el gran desafío que se enfrenta hoy en la recuperación económica, un 24,2% de las empresas creen que aumentarán sus inversiones este semestre, pero a su vez, un 29,2% creen que disminuirán. Por su parte, en cuanto al empleo, casi un 30% redujo personal el primer semestre de este año y un 67,2% no ve variación hacia adelante, un 15,4% cree que va a disminuir personal y un 14,5% que lo aumentará durante la segunda mitad del año.”

En cuanto a tamaño de empresa, a diferencia de la medición anterior, donde se vio a las pymes más confiadas, en esta medición se evidencia una gran brecha entre las empresas grandes y las de menor tamaño, donde las primeras marcan mayores niveles de confianza en todas las variables, a excepción de la percepción económica futura del país, donde todas coinciden en altos niveles de pesimismo.

En este escenario, Silva prevé que “los sectores representados en este indicador relacionados al consumo de bienes verán fuertes caídas en sus resultados en la segunda mitad del año, dado la alta base de comparación, sumado a una evidente menor liquidez de los hogares, una inflación que afecta el poder adquisitivo, mayores tasas que encarecen los compromisos financieros y enfrentando, además, una confianza de los consumidores que ha caído a niveles parecido a los peores meses de pandemia.”

Consignó que “el indicador muestra entonces que hay grandes desafíos hacia adelante en materia de reestablecer confianzas, sobre todo en lo que respecta a la situación país, ya que desde ahí derivan las decisiones de inversión, contratación y crecimiento de largo plazo.”