10 días hábiles

|

Javier Fuenzalida ASon 14 días calendario, esto es casi medio mes. Se ha convertido en una práctica habitual de parte del comercio, en particular de las grandes tiendas y supermercados y otros que, cuando una persona compra algo y que luego solicita devolverlo, cualquiera sea la razón, porque no era lo que necesitaba o venía con fallas, la tienda hace todo lo posible por tratar de que el comprador no solicite la devolución del dinero.


Ofrece ticket de cambios, giftcard, pero ante la insistencia del comprador, acepta la anulación y emite una nota de crédito que el cliente puede utilizarla para abonar a otra compra, o simplemente la devolución del dinero que a la tienda trata de evitar. Esto último no ocurre de forma inmediata ya que la tal nota de crédito suele demorarse semanas en ser emitida y a partir de ese momento, el dinero será devuelto, en efectivo, en depósito en la cuenta corriente o en un abono en la tarjeta de crédito… en 10 días hábiles o 14 días calendarios más tarde. En total puede ser un mes o más.


Esta práctica contrasta con la rapidez del pago en la compra, en efectivo o con transferencia electrónica, con cheque, o tarjeta de crédito. La tienda recibirá el dinero de inmediato o a más tardes 48 horas hasta cuando el pago es con tarjeta

de crédito. El proceso contable es muy claro, ingresa el dinero o el cheque o el voucher de la tarjeta de crédito a la cuenta caja de la tienda y el bien comprado es entregado al cliente y dado de baja de la cuenta de inventario.


Cuando se solicita la devolución sigue exactamente el proceso inverso. El cliente recibe el dinero y el bien es reingresado a la cuenta de inventario.


¿Por qué entonces 14 días? Varias son las explicaciones. Alguien tiene que autorizar la devolución y la emisión de una nota de crédito a partir de lo cual el cliente puede convertirla en dinero 14 días después, lo que no ocurre en la copra. El bien reingresa a la tienda o a la bodega y se anula la baja en el inventario. Entonces entre la contabilidad y el área comercial (local comercial) y la bodega se intercambian mensajes dando cuenta de la anulación de la transacción. ¿Es necesario 14 días si el proceso es tan instantáneo como la compra?


Alguien inventó los 10 días hábiles o 14 calendario. Es el área de finanzas, responsable por el costo del capital de giro del negocio. Sea que es alimentado por las utilidades de la operación o por un banco. Siempre tiene un costo financiero. En el primer caso es el costo capital que debe remunerar a los accionistas. En el segundo debe recurrir a un banco para que le den un crédito. Los accionistas tienen como alternativa dejar las utilidades retenidas en el negocio y financiar el capital de

giro o bien votar por la distribución de utilidades que destinarán a otras actividades lucrativas, gozarán de una rentabilidad y que al menos será equivalente al de las inversiones en instrumento financiaros del mercado.


En ese caso, la tienda tendrá que recurrir a un banco para tomar un crédito y pagar los intereses por la operación o proveer el capital de giro mediante la emisión de bonos u otros instrumentos que requieren el pago de intereses a quien lo toman.


Pero, existe otra alternativa financiara que es acudir a los clientes que devuelven a anulan transacciones y cuyo dinero pagado lo recibirán de vuelta 14 días calendarios más tarde. ¡Un crédito gratuito¡ que lo disfrazan explicando que el acto

administrativo debe ir precedido de una nota de crédito, alguien debe autorizar para anular la operación. La contabilidad deberá reservar la transacción y emitir un cheque, una trasferencia al banco, a la tarjeta de crédito o proveer la caja de la

tienda con el efectivo necesario para la devolución en efectivo. Hay tiendas que demoran hasta un mes para generar una nota de crédito. Un abuso. Es una maniobra para obtener capital de giro gratuito, sin negociación, para no tener que reducir el pago dividendos a los accionistas (le puede costar el empleo a ejecutivos y directores) o no tener que ir al banco pagando intereses. Otras simplemente aceptan la devolución, pero sin devolver el dinero. Es el caso de un reclamo en contra la farmacia Cruz Verde aparecido en la prensa de este martes.


¿Es mucho o poco? Nadie lo sabe porque los balances publicados, cuando es obligatorio, no detallan estas operaciones en las notas explicativas revisadas por los auditores. No informan a cuánto asciende el valor de las transacciones anuladas ni menos aun cuanto a cuánto ascendieron los dineros devueltos y menos aún la utilidad financiera percibida al ser un crédito gratuito.


Todos los argumentos sobre el tiempo que toma los actos administrativos de una devolución no son convincentes puesto que no pueden ser superiores al acto de la compra misma cuyo pago es instantáneo.


No hay normas ni leyes al respecto. Es solo una costumbre que se ha generalizado en las transacciones comerciales y que no afecta la mayor o menor competitividad de los oferentes del producto.


Tal vez, en forma individual, puede que las devoluciones no sea algo tan frecuente como la compra conforme de los clientes, pero entre los millones de transacciones comerciales que se efectúan puede envolver la gestación unilateral de un capital de giro gratuito y no informado.




Javier Fuenzalida A.

javierfuenzalidaopina blogspot

javier fuenzalida asmussen linkedin