Javier Fuenzalida A.



Javier Fuenzalida A.

Bajar las horas de trabajo de 45 a 38 semanales significa una reducción del 13 % de las horas/hombres ofrecidas. Es como si repentinamente desapareciera el 13 % de la fuerza laboral, 1,1 millones de trabajadores ¿Cuál es el efecto?

Se esperaba que desde el primer día hubiera acuerdos respecto de las comisiones que estudiarían los diferentes capítulos de una constitución. Podrían haber comenzado por examinar la constitución actual, junto con el proyecto de reforma que Bachelet envió al congreso el último día de su mandato como orientación o referencia, tal como se hace regularmente en el parlamento cuando un proyecto de ley va pasando por sus diferentes instancias.

Casa propia, educación, salud y previsión son los bienes más preciados del ser humano. De los US $ 90.000 millones del presupuesto fiscal de este año, el 56 % se destina a proporcionar esos preciados bienes, siendo la mayor obligación del estado. Un 21.6 % está destinado a educación capacitación y cultura, un 15% a la salud, 14 % a la previsión y bienestar social y tan solo 5,7 % a viviendas.

En 2012 había 478 programas sociales en ejecución. El año pasado aumentaron en casi un 50 %, a 684. Un reciente lato informe de 60 páginas de la Dipres presenta la evaluación de tan solo de 17 de estos 684 proyectos, trabajo que estuvo a cargo del Ministerio de Desarrollo Social. El gasto en 2020 alcanzó a US $ 3.269 millones y la suma de este gasto en los 10 últimos años, US $ 33.816 millones

El Congreso nos cuesta us $ 1 millón anual por parlamentario. A cambio esperamos que desempeñen con seriedad su trabajo legislativo. Seriedad significa una seria justificación conceptual de los proyectos de ley que se les somete, a su consideración, los pros y contra de cada uno y el balance de sus costos y beneficios económicos para el país (PIB). No basta las buenas intenciones o decir “yo creo que…”, o condicionarlos a las ideologías personales por sobre el bienestar de los ciudadanos que les dan de comer.

La Universidad Católica y la Universidad de Chile publicaron el informe sobre esa importante investigación social, “Tenemos que Hablar de Chile”. Es el resultado de diálogos sostenidos por grupos de ciudadanos convocados, 8.815 participantes de 19 a 93 años de edad. 56 % con educación superior. Totalizaron 3.550 horas de conversaciones.

Vuelvo sobre la columna 792 del 2018 a propósito de la ley 20830, Acuerdo de Unión Civil, que simuló la relación marital entre homosexuales y entre lesbianas. En los próximos días se habrá promulgado la ley sobre Matrimonio Igualitario, cada vez con mayor apoyo y con un fuerte respaldo de la ciencia que ha ido dejando atrás mitos y dogmas sobre la perversidad de conductas homosexuales, lesbianismo y trans (no confundir con conductas criminales como la pedofilia en contra de seres indefensos). He vuelto a leer la columna del 2018 y la presente es una actualización.

Se acerca el inicio del trabajo de la Asamblea Constituyente y sus miembros han comenzado a proponer en forma pública diversas disposiciones que debieran formar parte de la nueva Constitución. Muchas de ellas son materias de ley y no de la constitución, pero es importante tenerlas en consideración porque podrán traducirse en leyes complementarias a la nueva Constitución que se apruebe.

Miles de sorprendidos por los resultados de las elecciones del 15/16 de mayo. Una Una ola de análisis tratan de explicar el éxito o la derrota de tal o cual lista, partidos y candidatos, etc. Cientos de páginas de crónicas, entrevistas a votantes, a candidatos ganadores y perdedores, notas de prensa de todos los medios disponibles.

Frente a las lamentables muertes, la pregunta que fluye es si hay alguna otra forma de acelerar la inmunización y por lo tanto reducir a un mínimo cercano a cero el ritmo de fallecimientos. Los críticos no han presentado propuestas alternativas.