La evolución del concepto de empresa y su propósito fue el centro del Diálogo SOFOFA: “El ADN Empresarial”

|

Sofo



SOFOFA realizó este miércoles el segundo Diálogo SOFOFA del ciclo “Crecimiento: tres caminos para romper la inercia”, con un panel de discusión que abordó el tema de “El ADN Empresarial”, y cómo ha evolucionado el concepto de empresa, además de la construcción de nuevos espacios de acción colaborativa y el perímetro de la acción empresarial.

Los invitados al panel esta vez fueron la directora del Centro Global de la Universidad de Columbia para LATAM, Karen Poniachik; el gerente general de Quiñenco, Francisco Pérez Mackenna; el economista y académico de la Universidad de Chile, Óscar Landerretche; y el empresario y director de empresas, Álvaro Fischer.

Comenzando, el presidente de SOFOFA, Bernardo Larraín, abrió la discusión sobre la evolución que ha tenido el concepto de empresa, o si hay un cambio de paradigma sobre la misma. “Se ha debatido mucho respecto al propósito de la empresa, a sus valores, a su principio, a su cultura, a su gobierno corporativo y sobre todo a cómo se conecta esta empresa con una sociedad moderna y compleja, que precisamente está integrada por esas personas que convergen en la misma: colaboradores, proveedores, consumidores, comunidades, reguladores. Entonces, ¿cómo logra conectarse y comprometer a estos actores en su propósito? Porque son todos actores relevantes para que esta cumpla su propósito en el largo plazo y pueda a la vez, ser sustentable”.

Respondiendo a eso, Karen Poniachik se refirió a la necesidad de que exista más diversidad en los directorios: “no solamente de género, donde tenemos mucho que avanzar, sino que también diversidad de opiniones, de background (ciberseguridad, recursos humanos, temas ambientales), diversidad de profesiones y también abrir la puerta a gente que no son los mismos de siempre. Salir del grupo de lo que alguien llama ‘los siete colegios’; hacerlo mucho más amplio, porque eso enriquece la discusión. Cuando tienes distintas visiones, distintas propuestas, sobre todo en el ámbito de cómo seguimos creciendo, o qué tipo de producto o servicio desarrollamos para seguir generando valor”.

Óscar Landerretche en tanto comentó: “Cuando en las empresas los trabajadores no entienden cómo su interés individual, por ejemplo, ganar más salario, bonos, tener más tiempo libre; es coherente con el proyecto de la empresa, cuando empiezan a percibir que son disonantes, o incluso contradictorios, entonces empieza a funcionar mal una empresa. Y el desafío de una buena empresa, de un buen directorio, de una buena estructura gerencial, es construir un proyecto económico y una narrativa que haga coherente ese proyecto colectivo de la empresa, con los proyectos y necesidades individuales”.

Francisco Pérez Mackenna, destacó que la generación de confianza entre los colaboradores y la empresa es clave, y que la empresa debe desarrollar ese sentido de propósito, para lo cual “la comunicación es una herramienta muy poderosa. Hay que transmitir a los colaboradores en qué estamos y por qué. Creo que es importante hacerlo frecuentemente para que se produzca el engagement”.

En ese contexto, Álvaro Fischer observó que ese sentido de propósito se puede interpretar como otra forma en que la persona se siente satisfecha con su trabajo. “En este caso no monetariamente, sino que porque está realizando una actividad que le produce una satisfacción interna. Y esa es una forma de remuneración, no material, de otro tipo. Pero está en la misma dirección”, aseveró.

Este Diálogo fue transmitido vía streaming a través de Emol, dialogosofofa.cl, además del Facebook y Twitter @SOFOFAChile. Este fue el segundo conversatorio de tres instancias para abordar el tema “Crecimiento: tres caminos para romper la inercia”. Este martes 25 de junio el conversatorio fue sobre “La Cancha de lo Público” y este viernes 28 de junio se realizará el workshop “La Micro y la Macro”, el cual se podrá seguir a través de las mismas plataformas.