​B. Central: incertidumbre sobre el inicio de la normalización monetaria sigue siendo elevada

|

Banco Central 3

En su Reunión de Política Monetaria (RPM) del pasado 13 de mayo, el Consejo del Banco Central acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 0,50%. Asimismo, no realizó cambios en las medidas no convencionales de apoyo a la liquidez y el crédito. La decisión fue adoptada por la unanimidad de sus miembros, según consta en las actas de tal sesión publicadas este lunes por la autoridad.

“Todos los Consejeros coincidieron en que la evolución reciente del escenario externo e interno, el mayor impulso fiscal y al consumo privado que involucrarían las medidas adicionales de estímulo, así como la reducción de algunos riesgos, hacían posible estimar que las perspectivas para la economía chilena habían mejorado significativamente respecto de lo previsto en el Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo. Ello posicionaba a la economía en torno a la sensibilidad positiva considerada en los escenarios de dicho Informe”, consigna la minuta.

De todas formas, acota, “todos los Consejeros concordaron en que la incertidumbre sobre el momento de inicio del proceso de normalización seguía siendo elevada. En particular, porque si bien se estaba dando una mayor expansión de la demanda y de la actividad, para evaluar las presiones inflacionarias de mediano plazo debían considerarse también otros factores. Entre estos últimos, la persistencia del rezago en los sectores más afectados por la pandemia, la evolución del mercado laboral y eventuales cambios estructurales causados por la propia crisis.”

Asimismo, todos los Consejeros estuvieron de acuerdo en que el IPoM de junio sería especialmente relevante para dilucidar algunos de estos temas. “Para entonces se tendría la medición de actividad de abril, que permitiría verificar cuánto más resiliente se había vuelto la economía chilena ante cuarentenas como la que había involucrado a gran parte de la población desde fines de marzo. Para ese momento, también podría evaluarse el impacto inicial sobre el consumo privado del tercer retiro de ahorros previsionales, que preliminarmente se estimaba menor que el de los dos anteriores. En el ámbito político-legislativo, para dicho Informe ya se habría realizado el proceso eleccionario y avanzado, o eventualmente concluido, las conversaciones de cara a una adecuación de los apoyos estatales a hogares y pequeñas empresas. En materia sanitaria, se podría evaluar con mayor certeza los avances en el proceso de vacunación y su impacto sobre la dinámica de la pandemia”, destacan las actas.

Además, el IPoM de junio también contendría una actualización de los parámetros estructurales de crecimiento tendencial y tasa de interés neutral, lo que permitiría revaluar la brecha de actividad y el grado de expansividad de la política monetaria. De esta manera, todos los Consejeros concordaron en que lo prudente era reservar cualquier definición sustantiva sobre la evolución futura de la política monetaria para dicha instancia, manteniendo la TPM en su mínimo técnico en esta Reunión.

El presidente, Mario Marcel Cullell, el vicepresidente, Joaquín Vial Ruiz-Tagle, y los consejeros Pablo García Silva, Alberto Naudon Dell’Oro y Rosanna Costa Costa, votaron por mantener la TPM en 0,5%. Asimismo, acordaron no realizar cambios en las medidas no convencionales de apoyo a la liquidez y el crédito. Asistió también a la RPM el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda Norambuena