Eduardo Larriaga, Gerente Marketing y Clientes, FinFast

Ley Fintech, lo que se viene

|

Cartas al director

Sr. Director,


Durante la primera Cuenta Pública del Presidente Gabriel Boric, se hizo mención a la importancia de recuperar los índices de productividad. Este desafío tiene una mirada que integra a todos los actores de la sociedad, en especial, cuando la innovación y el desarrollo de economías digitales debe ser desde nuestro país. Hace algún tiempo se discute en el Congreso el proyecto de ley que promueve la competencia e inclusión financiera a través de la innovación y tecnología en la prestación de servicios financieros: Ley Fintech.

Es por este motivo, que los avances del actual proyecto de Ley Fintech toman aún más fuerza con el ingreso de nuevas indicaciones de parte del gobierno, validando la importancia de la necesidad de garantizar un marco legal que promueva la innovación financiera y la libre competencia. Lo que además permitiría ir al salvataje de las empresas sin acceso a servicios financieros.

La reticencia a liderar una transformación de este carácter no solo retrasa el acceso a la banca a quienes actualmente no lo poseen, sino que también acrecienta la incertidumbre ante un complejo escenario económico. Según la Presidenta del Banco Central, Rosanna Costa “tras el excesivo crecimiento de 2021 (11,7%), la economía se expandirá a tasas algo bajo a su potencial en 2022 y 2023, con contracciones del consumo privado y la inversión”. Si a esto se suma el aumento en el IPC en marzo, que llegó a un 1,9% mensual y a un 9,4% anual, el registro más alto en 13 años, pone una gran alerta en la agenda macroeconómica en Chile y una presión para gestionar nuevos impulsos de inversión.

Por otro lado, y según la Comisión para el Mercado Financiero y el Banco Central, entre otros, la regulación de la industria beneficiaría a más de 170 fintech activas en el mercado local, de las cuales el 71% ofrece productos financieros a las pymes. El 63% pone a disposición al menos una solución de inclusión financiera y el 32% tiene reducción del costo de los servicios financieros a la población.

Y es aquí donde la Ley Fintech, iniciativa gubernamental apoyada por el actual y el anterior gobierno, y que está en segundo trámite constitucional en el Senado, entregaría beneficios a nivel transversal: democratización financiera, validación entre pares, pertenencia a un estamento específico y con ello, el fomento de empresas de base tecnológica y financiera en Chile. Lo anterior, no solo potenciaría nuevos proyectos, sino que también respaldaría internacionalmente a los ya existentes.

Por otro lado la pandemia impulsó una transformación digital inevitable. A nivel de América Latina y sobre todo en Chile, existe una gran oportunidad para acelerar el crecimiento de sus economías desde lo digital. Esto, debido a que está demostrado que la transformación digital de las organizaciones tiene un claro impacto en el crecimiento y sostenibilidad de la economía productiva de cualquier país o región.


Eduardo Larriaga

Gerente Marketing y Clientes 

FinFast