Vacuna desigualitaria

|


Javier Fuenzalida ALas únicas excepciones a la igualdad ante la ley ha sido la población de la tercera edad, los enfermos críticos y el personal de salud que han estado en la primera línea del combate que bien se lo merecen.


La primera fase de la vacunación contra el covid19 terminó con un éxito inusitado con 2.5 millones de personas. Si se mantiene esta simple mecánica, a mediados de años los vacunados habrán sumado 15 millones. Un éxito total por una razón muy simple. Se instalaron 1343 vacunatorios en Instituciones públicas y privadas. El único requisito es mostrar la cédula de identidad. La noticia ha dado la vuelta al mundo porque este tipo de prácticas son más habituales en los países anglosajones que en los latinos. siguiendo el mal ejemplo de el alcalde de La Florida a sacar de la cola a trabajadores de las ferias libre, el de Puerto Montt ofreciendo vacunar a deportistas y profesores, la Sra. Argandoña de la farándula que forman parte de las 35.000 personas sanas pero inescrupulosas.


Sin embargo, la exitosa simplicidad inicial no ha sido del gusto de la burocracia que, a partir de ahora, comenzará a discriminar arbitrariamente, pasando por encima el precepto constitucional de igualdad ante la ley al aceptar el lobby de diversas instituciones que piden que sus miembros se puedan salir la fila alegando una preferencia inconvincente. La prensa informa la exigencia de los profesores, solo ellos, no los alumnos. Le siguen los trabajadores portuarios y una hilera gremios empresariales.


El ministro de economía en lugar de defender la igualdad ante la ley les devolvió la pelota, solicitando que sean los gremios los entreguen una lista de privilegiados y que el propio ministro se ofrece para remitirla a su colega de salud. Por su parte, los exportadores de fruta solicitan al ministro de agricultura que también haga lobby al igual que los dirigentes de panaderos. Es inexcusable que Piñera no hay instruido a sus ministros para que no se presten para hacer lobby. El argumento de los que piden discriminar es que sus miembros tienen un mayor contacto con el público. Así nocheros y aseadores estarán al final de la cola y un vendedor ambulante o un vendedor de tienda en los primeros lugares, no así el público que acuda a comprar.


Si los ministros lobistas tienen éxito y el presidente de la república pasa piola, el ministro de desarrollo social deberá abogar por la preferencia del Hogar de Cristo y las ONG y fundaciones que persiguen fines sociales. El ministro de minería abogará por los pequeños mineros, el de deporte a todos desde los hinchas colocolinos a los de la Católica. La ministra de la mujer lo hará en pro de su género…y así 23 ministros estarán haciendo antesala ante su colega de salud para que sus representados violen la igualdad ante la ley.


Si así sucede, a su vez, dentro de cada gremio a asociación se determinará un orden de precedencia. Por ejemplo, en el de profesores, los de canto y música porque expelen microgotas contaminadas cuando cantan y al final los de física y matemática que silenciosamente exponen sus materias en un pizarrón o con el datashow. Entre los abogados, primero los que ejercen en tribunales expuestos en sus alegatos y al final los que ejercen asesorías jurídicas en sus oficinas en forma aislada. Los artistas, primero los actores, cantantes y ejecutantes que en sus presentaciones lanzan partículas contaminantes y finalmente los pintores, escultores y escritores quienes crean silenciosamente.


Parece ridículo, pero así lo dan a entender las autoridades que desde ya han empezado a sugerir o establecer preferencias para algunos chilenos por sobre otras.

¿Cómo continuar con el procedimiento inicial?


Muy simple, a partir de ahora cualquier chileno o residente permanente o temporal en el país podrá ir a un vacunatorio y solicitar, sin discusión, ser vacunado, con el único requisito de identificarse. Cualquiera otra fórmula es discriminatoria e injusta.


Nada de situaciones especiales. El mayor éxito del gobierno ha sido la primera fase que finaliza esta semana. El mayor fracaso, lobby ministerial, privilegios de los que tienen poder. Quedan excluidos los de situación de calle, los trabajadores no sindicalizados, pobres e indigentes.



Javier Fuanzalida A.

javierfuenzalidaopina blogspot

javier fuenzalida asmussen linkedin