Julius Baer: 25% de las ventas minoristas mundiales pasarán de tiendas físicas a canales online a largo plazo

|

E commerce


El comercio minorista ha sido uno de los más afectados por la crisis del coronavirus en la que muchas de estas tiendas se vieron obligadas a cerrar, aunque ya estaban luchando mucho antes de la pandemia. El año pasado, más de 9000 tiendas se vieron obligadas a cerrar en los EE. UU. Y el número de este año será aún mayor, señala un análisis del área de Investigación, Next Generation de Julius Baer que resalta cómo se ha incrementado la economía doméstica en los últimos meses debido al virus, y que ha aumentado las ventas por internet.

De hecho, según el artículo, a largo plazo, el 25% de las ventas minoristas mundiales deberían pasar de las tiendas físicas a las online, generando “un gran potencial de crecimiento”. Esto se debe, señala, a que los consumidores “se han acostumbrado a la comodidad y la mayor variedad de las tiendas en línea, también porque la logística se ha mejorado enormemente, lo que se traduce en tiempos de entrega más cortos”.

Por estos factores, el banco suizo considera que algunos seguirán recurriendo a los minoristas de su elección, lo que sugiere que “es poco probable que los niveles excesivos de compras en línea experimentados durante los bloqueos duren”.

Esta situación implica, según el reporte, una serie de desafíos clave que las tiendas en línea deben superar para convertir los ingresos esperados en ganancias. Dichos desafíos son reducir las tasas de devolución y desarrollar una ventaja competitiva al brindar una oferta personalizada, así como una verdadera experiencia de compra.

“A medida que aumenta el número de pedidos en línea, las empresas de logística también deberían beneficiarse. Sin embargo, la competencia en el segmento es inmensa y, para tener ventaja, las empresas deben ser más baratas, rápidas y fiables”, recalca el artículo.


Trabajo desde casa

Otro de los cambios que el coronavirus obligó a hacer a las personas fue implementar el teletrabajo, lo que ha impulsado aún más la digitalización de los quehaceres.

En ese sentido, Julius Baer afirma que la combinación entre trabajar en una oficina y las labores desde el hogar se convertirá en una nueva normalidad. “Los empleadores deben proporcionar una configuración remota adecuada. El software que permite conectarse con colegas o clientes y trabajar sin problemas desde casa debe tener una gran demanda”, subraya.


Entretenimiento

Las empresas que ofrecen servicios de entretenimiento como la transmisión de video o los videojuegos han experimentado un rápido aumento de usuarios, pero el crecimiento se ha desacelerado o incluso se ha revertido desde que se levantaron los bloqueos, “simplemente porque hay menos tiempo”, sostiene Julius Baer.

La industria del streaming ha ido aumentando su competencia. Los primeros disruptores están siendo interrumpidos por los actores establecidos, que han lanzado su propia oferta a un precio muy competitivo, lo que lleva a un panorama disperso. Mientras tanto, “el contenido atractivo se está volviendo más costoso, lo que genera dudas sobre los márgenes”.

En tanto, la competencia en la industria del juego es menos intensa, ya que ciertos juegos se han convertido en sus propias marcas, contando con una base de fans establecida y entusiasta. “La monetización en el juego se suma a mejores perspectivas de crecimiento”, subraya el artículo.