El 38% de los chilenos considera que su salud empeoró durante la pandemia

|

A1


Producto de la pandemia, un 70% de los latinoamericanos dice que ellos o alguien de su familia ha retrasado o cancelado sus servicios de atención médica debido al COVID-191. A nivel regional, Chile lideró esta tendencia, registrando una preocupante cifra: 82% de las personas encuestadas reconocen que postergaron su salud en pandemia, es decir, 8 de 10 chilenos cancelaron o retrasaron sus atenciones desde marzo a octubre1. Expertos alertan que esto podría afectar negativamente la salud de los pacientes en el largo plazo.

Así lo reflejó una reciente encuesta realizada por Ipsos Argentina, por encargo de Johnson & Johnson Medical Devices LATAM, que registró datos de 2.200 hombres y mujeres, mayores de 18 años y de diferentes estratos sociales, de países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México.

Según la medición, la mayoría de los chilenos declaró que su salud se mantuvo igual (51%), mientras que un alarmante 38% reportó que empeoró en este contexto sanitario1. En este sentido, la principal preocupación que enfrentan los chilenos a la hora de retomar sus atenciones es exponerse al COVID-19 durante la cirugía o procedimiento médico (66%), o bien durante el postoperatorio (53%).

Dentro de las atenciones más canceladas, están las dentales y oftalmológicas (60%); un 34% pospuso cirugías electivas u otros procedimientos no urgentes; un 17%, chequeos cardíacos o cualquier afección sintomática del corazón y un 8%, cirugías ortopédicas.

Al ser consultados por las condiciones que los harían sentir más confiados a la hora de reagendar algún procedimiento postergado, la mayoría de los chilenos encuestados (55%) declaró que sentirían seguros si el hospital o centro de salud declara un área libre de COVID-19. En tanto, un 45% señaló que se sentirá seguro cuándo exista una vacuna contra el coronavirus1. Pese a que un importante número de personas dejó de asistir a hospitales y clínicas de manera, en Chile un 41% reportó haber utilizado la Telemedicina como una alternativa.

“Apoyar a los pacientes y profesionales de la salud durante este difícil tiempo es nuestra máxima prioridad, ya que los retrasos en la atención médica necesaria podrían afectar negativamente la salud a largo plazo”, dijo Tulio Oliveira, vicepresidente de Johnson & Johnson Medical Devices para el Cluster Sur.


“Mi Salud No Puede Esperar”

La encuesta también reveló las principales informaciones que brindarían a los pacientes mayor seguridad al momento de reanudar un procedimiento o cirugía: información sobre los protocolos específicos que el centro de salud haya adoptado para COVID-19 (70%), información sobre los cambios estructurales en el centro de salud (58%); e información sobre los riesgos relacionados con el COVID-19 en su procedimiento específico (52%).

Es por esto que surge la plataforma educativa ‘Mi Salud No Puede Esperar’, que contiene información clave para pacientes y profesionales de la salud, destinado a acompañar a las personas a priorizar su salud y a comunicarse con profesionales de la salud, sobre la atención médica diferida durante la pandemia. ‘Mi Salud No Puede Esperar’ proporcionará a los pacientes los recursos para una comunicación eficaz con el médico, sobre cómo y cuándo priorizar la atención médica necesaria. Los materiales también estarán disponibles para los profesionales de la salud para fortalecer la comunicación con los pacientes, así como para permitir que los centros de salud impulsen la seguridad de sus servicios y ayuden a promover la confianza. Estos recursos educativos se encuentran disponibles en www.misaludnopuedeesperar.com.

“A través de Mi Salud No Puede Esperar, esperamos proporcionar a los pacientes y a los proveedores de la salud recursos para ayudar a mantenerse conectados y priorizar su atención médica durante esta pandemia y en el futuro”, señala Luly de Samper, vicepresidente internacional, Johnson & Johnson Medical Devices.