​FMI anticipa una contracción del PIB mundial este año, subraya urgencia de planes de apoyo fiscal y monetario

|

Kristalina Georgieva (FMI)

La directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, sostuvo durante la Cumbre extraordinaria de Líderes del G-20 que "proyectamos una contracción del producto mundial en 2020, y una recuperación en 2021", como consecuencia de la drástica paralización de la actividad por la propagación del coronavirus.   "Cuán profunda será la contracción y cuán rápida la recuperación dependerá de la velocidad de contención de la pandemia y de la solidez y coordinación de nuestras medidas de política monetaria y fiscal", subrayó.


Según enfatizó, "particularmente crítico es el apoyo fiscal dirigido específicamente a los hogares vulnerables y a las grandes y pequeñas empresas, para que puedan mantenerse a flote y volver rápidamente a poner en marcha sus operaciones. De lo contrario, tomará años superar los efectos de las quiebras y despidos generalizados."

Este respaldo, precisó, "acelerará la recuperación posterior, y nos colocará en una mejor situación para hacer frente a desafíos tales como el sobreendeudamiento y los desajustes de los flujos comerciales."  Consignó además que "es fundamental reconocer la importancia de brindar apoyo a las economías de mercados emergentes y en desarrollo para que puedan superar el impacto de la crisis y recuperar el crecimiento. Estos países se ven particularmente afectados por una combinación de crisis de salud, interrupción repentina de la economía mundial, fuga de capitales hacia activos seguros, y – para algunos – caída brusca de los precios de las materias primas. Y son el principal foco de nuestra atención. Disponemos de una sólida capacidad financiera, de USD 1 billón, que podemos utilizar en su defensa, en estrecha colaboración con el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales (IFI). El desafío, sin embargo, es enorme".

Georgieva puntalizó que "un número excepcionalmente grande de países requieren en forma simultánea financiamiento de emergencia del FMI.  Los mercados emergentes se ven drásticamente afectados por el elevado nivel sin precedentes de salidas de capitales y la grave escasez de liquidez en moneda extranjera, y muchos países de bajo ingreso entran en esta crisis con una pesada carga de deuda."


FMI duplica su capacidad de financiamiento


En este escenario, la autoridad afirmó que "debemos actuar a la par de la magnitud del desafío. Para nosotros en el FMI, esto significa trabajar con ustedes para que nuestra respuesta a la crisis sea aún más contundente. Para ello solicitamos su respaldo con los siguientes objetivos: duplicar nuestra capacidad de financiamiento de emergencia; reforzar la liquidez mundial a través de una asignación especial de DEG (derechos especiales de giro), como lo hicimos eficazmente durante la crisis mundial de 2009, y ampliando el uso de servicios tipo swap en el FMI; respaldar las medidas adoptadas por los acreedores bilaterales oficiales para aliviar la carga de la deuda de los países miembros más pobres durante períodos de desaceleración mundial."

FInalmente, manifestó que "superaremos juntos esta crisis. Juntos sentaremos las bases para una recuperación más rápida y más vigorosa”.