Triste retiro

|


A1Como en el chiste de don Otto, ganó la infiel. Aquí Ottoñera fue vencido por el vandalismo y el gobierno opta por exiliar al histórico general Baquedano y cercar la plaza con una pared, una tentación para que Laferte dibuje sus monos junto a otros rayadores de muros.

Algunos seguidores de la escuela de Frankfurt y negacionistas, arquitectos, urbanistas, paisajistas, artistas, políticos y otros, proponen demoler la plaza Italia para conectar Alameda con Providencia. Toneladas de cemento y asfalto contaminante en lugar de una esplendorosa área verde. No sorprendería que le cambiaran el nombre y le pusiera plaza FRMR para homenajear a los de la primera línea, mientras los de la segunda y secretas líneas celebran gozosos los desmanes.

Estos “progresistas” no se han preguntado por qué en Paris no se ha demolido el Arco de Triunfo y no se ha pavimentado L’Etoile para comunicar en forma expedita los Campos Elíseos con la Av de la Grande Guerra. Tampoco la torre de Eiffel para fabricar souvenirs con su acero, ni se ha derribado Notre Dame para construir en su lugar viviendas para los emigrantes.

En Nueva York nadie ha propuesto demoler el arco de Washington Square que interrumpe la continuidad de su famosa 5 ° Avenida. La Puerta de Brandeburgo en Berlín es superflua para los progresistas porque no cumple con su funcionalidad de bloqueo. En Italia no se ha propuesto demoler la torre de Pisa porque está chueca. La muralla China permanecerá intacta y está lejos de los rayados de muralistas. La columna de Nelson en Londres sigue venerada al igual que el obelisco de Buenos Aires a pesar de que producen atochamientos en el tráfico.

Sorprendentemente, ninguno de estos neoprogresistas partidarios del feísmo proponen castigar (condenar a prisión) a los vándalos y terroristas que circulan impunemente por nuestras calles, destruyendo todo lo que encuentran al pasar. Estos demoledores cuentan con el apoyo intelectual y protección pecuniaria por una elite secreta, entre ellos, quienes no hace mucho proponían eliminar de los cursos de Filosofía e Historia, para así terminar con la herencia histórica y tradiciones de la nación como lo predican los filósofos de Frankfurt (ojo por quien va a votar para elegir los miembros de la Asamblea Constituyente).

El Estado también ha estado ausente. Así, por ejemplo, El INDH no se ha hecho parte ni ha presentado denuncias ante los tribunales por la violación de los art. 3, 5, 17 y 20 de la convención de los DDHH y los numerales 13, 16, 21, 23 y 24 de nuestra constitución por las agresiones sufridas y sus bienes destruidos el 18 de Octubre por los antichilenos. La policía fue sobrepasada. En el caso Baquedano, cortar las patas del caballo con una sierra eléctrica portátil no es un acto instantáneo. Hubo que llegar al monumento, trepar con los implementos y comenzar el corte, terminar y retirarse. Todos lo vieron, la TV mostró videos. ¿Cuánto tiempo tomó? ¿5 minutos, 30, 60, media hora? Fue suficiente para evitar ese acto, pero nada de ello ocurrió, excepto libertad de acción para los terroristas.

Respecto a la pandemia, la acción ineficaz de la autoridad ha envalentonado a cerca de 400.000 personas que han sido detenidas por violar el reciente modificado Art. 318 del Código Penal y las normas del Código Sanitario. La justicia sea ha detenido. El gobierno ha ocultado la información respecto del número de casos denunciados a los tribunales, como así mismo, cuántos de ellos han sido declarados culpable, a cuánto ascienden en monto total de las multas impuestas y cuánto de ese ya ha sido pagado. Tampoco se informa sobre el número de sancionados que ya han comenzado a cumplir penas de cárcel.

Este ocultamiento de información lleva a pensar que el estado, los tres poderes, han sido ineficientes, han fracasado en contener los actos vandálicos y en aplicar las leyes que, ampliamente cacareadas, que definen los delitos y las penas que deben consecuentemente ser aplicadas. No hay estado. Le tienen pavor al INDH que solo se preocupa de los excesos de una ínfima minoría de carabineros y el temor a la negativa de las fuerzas armadas a actuar en defensa del orden público porque no estamos frente a un enemigo externo.

Hay que hacer algo eficaz. Entre otras cosas, estudiar el caso de la Guardia Nacional de Estados Unidos. Qué es, sus normas, cuándo y cómo se usan. Su reciente acción oportuna y eficaz para reprimir el al Congreso de ese país, tal como lo ha hecho en otras oportunidades en que se ha alterado el orden público, nos revela que nuestra institucionalidad en materia de seguridad pública es precaria e ineficiente o bien que nuestras autoridades son débiles o temerosos.

Si las FFAA solo pueden intervenir en casos de agresión externa, entonces será necesario crear la Guardia Nacional al estilo norteamericano.

Un pequeño botón de muestra de la ineptitud del estado. Todos sabemos dónde está el exdiputado Gutiérrez. No está escondido, da entrevistas, sale en la TV, pero los organismos pertinentes para notificarlo no lo han podido encontrar. Mientras tanto un asesino condenado a cadena perpetua se convierte en estrella de la televisión y señala que el crimen que cometió era ético. ¿Por qué las autoridades permitieron tal exposición?


Javier Fuenzalida A.

javierfuenzalidaopina blogspot

javier fuenzalida asmussen linkedin