Grupo Security espera elevar en dos dígitos sus utilidades este año

|

A1


Una utilidad de $65.146 millones registró Grupo Security al cierre del ejercicio 2020, según los resultados informados a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF). Este resultado fue obtenido principalmente en la segunda mitad del año, con $17.328 millones obtenidos en el primer semestre y $47.819 en el segundo, reflejando la velocidad de adaptación de las compañías a la contingencia e incorporando los gastos asociados al programa de ajustes.

Respecto de las proyecciones para 2021, Security espera una mejoría en el escenario económico local, que permitiría retomar el crecimiento en las colocaciones de Banco Security. Esto, sumado a una recuperación paulatina en la venta de rentas vitalicias y a un mejor resultado de inversiones en Vida Security, permitirían lograr un crecimiento de al menos un 10% en las utilidades de Grupo Security, en línea con la trayectoria histórica de la compañía”, señaló el gerente general del Grupo, Renato Peñafiel.

Según detallo Peñafiel, “los resultados de 2020 fueron satisfactorios, dada la coyuntura. En particular, todas las empresas de Grupo Security llevaron a cabo un plan de ahorro de gastos y ajustes de estructura tendientes a mejorar los ratios de eficiencia en cada una de las compañías. Este plan implicó reducción de gastos totales por $3.675 millones en el 2020, considerando $14.491 millones por indemnizaciones”, explicó. Adicionalmente, y dado el contexto de mayor riesgo, se efectuaron mayores provisiones en la cartera de créditos de Banco y Factoring, junto con reconocer los ajustes al valor de mercado en la cartera de inversiones financieras de Vida y Banco Security.

En cuanto a los negocios, el gerente general del Grupo también señaló que “en la desafiante coyuntura de 2020 los ingresos consolidados de Grupo Security alcanzaron $1.090.053 millones, una leve caída respecto del año anterior, de un 5,7%. La utilidad en empresas relacionadas descendió 12,1% durante el año, habiendo incorporado los gastos en indemnizaciones, mayores niveles de provisiones y ajustes en las carteras de inversiones”, concluyó Peñafiel.