​Portafolio de inversión este mes: se ajustan recomendaciones para renta fija y variable

|

Inversiones Security 2

“Nuestra lectura del cambio en los factores de riesgo de corto plazo es negativa, con nuevos cierres en Europa y una elección presidencial sin definirse en EE.UU. A la espera de que se resuelvan los eventos, mantenemos la recomendación de una posición neutral en la renta variable respecto a la fija”, indica el Portalolios de Inversión de este mes elaborado por el Departamento de Estudios de Inversiones Security. “Nuestro escenario para el dólar global empeoró respecto a lo que esperábamos. Para el tipo de cambio local, esperamos que vuelva a manifestarse un mayo premio riesgo asociado a la incertidumbre interna. Mantenemos la expectativa de un cierre de año en el rango $770-$790”, consigna.

En este contexto, la entidad financiera expone los movimientos de inversión recomendados para la renta fija y variable en noviembre:


Renta Fija Internacional: exposición defensiva a emergentes

La menor expectativa de un estímulo fiscal importante en EE.UU. ayudó a que las tasas base de largo plazo revirtieran parte de su alza reciente. Esperamos que la poca acción legislativa en materia fiscal con un Congreso dividido en EE.UU. y una Fed expansiva por mucho tiempo mantengan la curva estadounidense en niveles bajos.

En el agregado, esto debiera apoyar la compresión de spreads en un mundo con algo más de riesgo que mantenga la rotación hacia la renta variable acotada, pero no tanto como para que los premios por riesgo suban bruscamente. En este contexto, mantenemos una posición neutral en los instrumentos corporativos en EE.UU., mientras que recomendamos sobreponderar los bonos de empresas de Latinoamérica denominados en dólares, en desmedro de la exposición a las monedas y tasas de mayores plazos en la región.

Esto entrega una exposición algo más defensiva a la región, junto representar un grupo de compañías con mejores fundamentos que el segmento de grado especulativo en EE.UU., además de tener mayor duración que este y un mayor colchón de spread que el segmento de grado de inversión.


Renta Fija Local: Tasas largas al alza

El alto IPC de septiembre fue en parte por el aumento de precios volátiles (esperado) y en parte por alzas sorpresivas en otros productos por restricciones de oferta y por mayor demanda. El registro de octubre sería nuevamente elevado, por la reintegración del impuesto de timbres y estampillas y el aporte de precios volátiles. Pero en los próximos meses los registros de inflación volverían a ser cercanos a cero, debido a la reversión de los productos volátiles (perecibles, combustibles) y al todavía alto nivel de imputación (casi 30%).

Con miras hacia adelante, las presiones inflacionarias subyacentes seguirían muy contenidas. Pese a la recuperación de corto plazo que ha sido más rápida de lo previsto reflejado en una mejora en el margen del mercado laboral, la economía seguirá operando con amplias brechas de capacidad. En este contexto, es muy difícil observar un rebrote inflacionario superior al rango meta en los próximos trimestres. Las expectativas de inflación entre 2,5% y 3% a distintos plazos nos parecen en torno a su valor justo. Dado lo anterior, ratificamos la recomendación de no tener sesgo de monedas (UF/pesos).

Por su parte, el panorama fiscal sigue muy presionado, más aún con la discusión de un segundo retiro de los fondos previsionales, lo que pone presión al alza a las tasas de interés de largo plazo.


Renta Variable Internacional: posiciones neutrales

Los rebrotes en Europa y EE.UU. han moderado el apetito por riesgo global. Sumado a que la elección presidencial en este último podría tardar en definirse, nos lleva a mantener la recomendación de tener pocas apuestas entre bolsas.

Esto porque el panorama para EE.UU. versus el resto del mundo dependerá en buena parte de lo que ocurre con el dólar global, que a su vez condensa otros elementos como crecimiento relativo, perspectivas fiscales e incertidumbre. Basándonos en estas consideraciones, nuestro balance para una rotación hacia activos de riesgo emergentes empeoró en el margen, al reducirse la posibilidad de tener tanto mayor estímulo fiscal en EE.UU. con un enfoque menos confrontacional con China.

Recomendamos mantener las distintas regiones a neutral, buscando diversificar la exposición al riesgo a la espera que se resuelva la identidad del próximo Presidente de EE.UU. y tener mayor claridad sobre cuál de los escenario de política (interna y exterior) prevalecerá.


Renta Variable Local: presión al cierre de año

El proceso político y social seguiría aportando a una mayor tasa de descuento para Chile, que se ha reflejado en la clasificación de riesgo soberano, manteniendo además la brecha de valorización con el resto de los emergentes, en especial Asia. Los gatillantes para que esta comience a mejorar están ligados a una fase de recuperación de los resultados de las compañías. Para el tercer trimestre esperamos una caída en EBITDA cercana a 5%, menor al del segundo trimestre.

Con un target de IPSA en rangos de 4.200-4.300 puntos a mediano plazo, mantenemos las carteras recomendadas con fuerte sesgo hacia sectores externos, aunque aumentamos la ponderación del sector bancario, dado el atractivo descuento que presenta, sumado a un escenario más favorable en provisiones e indicadores de mora.

Reducimos la ponderación del sector eléctrico, para aumentar las posiciones en Santander y Chile, mientras mantenemos las posiciones en las compañías del sector forestal, minero y retail (el cual continúa subponderado ante la elevada incertidumbre sobre la recuperación de sus márgenes). Con esta composición, esperamos capturar de mejor manera una eventual recuperación de la bolsa local.

Porfalios Security nov