​Las 10 Acciones Recomendadas de Inversiones Security

|

Activos financieros


El Departamento de Estudios de Inversiones Security entregó esta semana su informe de carteras accionarias recomendadas de este mes, en la que plantea exponerse a una gradual reapertura de las economías.

El Departamento de Estudios de Inversiones Security entregó esta semana su informe de carteras accionarias recomendadas de este mes, en la que plantea exponerse a una gradual reapertura de las economías. “Durante abril, el índice bursátil local anotó un incremento cercano al 15% (en moneda local), recuperando casi dos tercios de la caída sufrida hasta el punto más bajo registrado luego del impacto de la crisis del coronavirus en marzo. Este desempeño fue similar a la recuperación mostrada por otros mercados bursátiles desarrollados y emergentes, donde buena parte del impulso se puede atribuir a los significativos esfuerzos de los gobiernos y bancos centrales por implementar programas de apoyo a los hogares y empresas que han sufrido fuertes ajustes en sus flujos de ingresos”, indica la entidad en su reporte.

“Los principales riesgos se mantienen asociados al desempeño del mercado laboral y la liquidez de las empresas locales, junto a los riesgos de rebrote y segundas olas de la pandemia (a nivel local y en economías relevantes) que posterguen el reinicio de la actividad (y estresen aún más los niveles de endeudamiento para hacer frente a la caída en ingresos)”, apunta el documento.

“Sin embargo, bajo nuestro escenario base de gradual reapertura de economías, que toma alguna mayor probabilidad con los desarrollos del último mes en los principales mercados, la cartera recomendada continúa sobreponderando compañías ligadas a commodities (ante la eventual recuperación de la actividad de economías como China), y seleccionando compañías transando a descuentos significativos en retail y consumo masivo. Por su parte, continuamos subponderando el sector bancario, en la medida que se mantendrían las presiones sobre los resultados del sector por los efectos en empresas y ajustes en carteras de créditos ante la pandemia”, sentencia Inversiones Security.

La entidad ha mantenido la leve subponderación en el sector retail; continuado una menor exposición en el sector bancario; privilegiado la exposición en el sector minero; mantenido la exposición en el sector industrial; y fortalecido la preferencia por Andina.



Las 10 Acciones Recomendadas


ANDINA-B: Tras el positivo resultado del 1T20, destacamos la capacidad de la firma para adaptarse ante los cambios en la demanda que han provocado las cuarentenas desde mediados de marzo, junto con las medidas para asegurar el funcionamiento de sus plantas y de su cadena de distribución. Si bien, la depreciación de las monedas locales presionaría los costos dolarizados de las operaciones en los próximos trimestres, la cobertura que realiza la compañía sobre sus principales materias primas menguaría el efecto negativo a nivel de márgenes.


BSANTANDER: A pesar de que la compañía ha venido aumentando de forma importante su costo por riesgo, en línea con un deterioro del escenario local, hasta el 1,38% en marzo (frente a 1,09% a marzo 2019), las cifras de morosidad se han mantenido estables, pasando desde el 2,03% un año atrás hasta 1,94% en marzo, lo que le ha permitido mejorar sus ratios de cobertura, hasta 1,36 veces (1,28 veces a marzo 2019). Destacamos también sus buenos niveles de eficiencia (41,8%), con números más positivos que el sistema (47,6%), potenciando con ello su rentabilidad. De esta manera, considerando que el banco presenta una buena calidad de activos y una valorización atractiva, mantenemos a Banco Santander dentro de nuestras carteras.


CAP: El precio del hierro se mantiene elevado a pesar de la situación en China, ante una oferta que continúa mostrando debilidad en las exportaciones. Esto, en conjunto con unos volúmenes que han comenzado a recuperarse durante los primeros meses del año luego del accidente de Guacolda II, permitirían a la compañía mejorar considerablemente su resultado durante el año 2020.


CHILE: Consideramos que la compañía se encuentra en una buena posición frente a un menor dinamismo de la economía local con un aumento del desempleo, mostrando buenas cifras en calidad de activos. A marzo, el banco presenta índices de morosidad de 1,40% frente a 1,83% el sistema, a la vez que en términos de cobertura su ratio alcanza hasta 1,64 veces (1,41 veces el sistema), acompañado de un costo por riesgo de 1,30%, considerablemente mejor que el 1,52% registrado por el sistema en su conjunto. Por esto, aunque se mantienen desafíos importantes para el sector, consideramos que presenta una buena relación riesgo/retorno.


CMPC: El precio de la celulosa se encuentra bajo el costo marginal de producción de los productores más ineficientes y las perspectivas han ido mejorando, con una demanda que venía mostrando positivas cifras de crecimiento durante los últimos meses. Si bien el coronavirus generó algunos problemas logísticos, la situación se ha ido normalizando. Por otro lado, el negocio de softys de la compañía mostraría crecimiento en volúmenes y un bajo costo (favorecidos por los bajos precios de celulosa), compensados en parte por menores precios, ante la depreciación de las monedas de la región.


COLBÚN: Un adecuado porcentaje de contratación, solventado con un mix eficiente de generación entre hidro y termo, han otorgado estabilidad a sus resultados. Para el 1T20 la compañía reportó un Ebitda un 4% mayor al del año pasado, pese a una caída en las ventas físicas en Chile y Perú, lo que fue compensado por menores costos de combustibles y una caída en los costos marginales de ambos sistemas. Con esto, el margen Ebitda alcanzado fue de 50,3% (+7 p.p. a/a). En paralelo, destacamos su interés en activos en la región, especialmente en Perú y Colombia, y el anuncio de proyectos de energías renovables, que le permitirían capturar nuevas fuentes de crecimiento y diversificar su matriz. Esto se alinea con un holgado perfil financiero para cubrir nuevas inversiones.


COPEC: Creemos que los precios de celulosa tenderían a mejorar durante los próximos meses, desde los mínimos en que se encuentran actualmente, y si bien, los negocios de paneles y combustibles mostrarían signos de debilidad ante la situación económica, creemos que gran parte de lo anterior ya se encuentra incorporado en la valorización de la acción. Por último, han venido reduciendo su plan de inversiones, lo que ayuda al perfil financiero de la compañía.

ENELAM: Dentro del Grupo Enel, es el área de negocios que maneja mayores perspectivas de crecimiento, dada su exposición a países de Latinoamérica, pese a posibles caídas en la demanda de energía producto de la pandemia. Además, serían los segmentos de negocios que tendrían mayores oportunidades de M&A dentro de la región. Una evaluación positiva de adquisiciones anteriores, la buena entrega de resultados en los últimos trimestres y el pago de deuda con firmas relacionadas lo posicionan con una espalda financiera más holgada para aprovechar nuevas oportunidades y enfrentar la crisis del COVID-19.


FALABELLA: Si bien, esperamos que el cierre de locales en los segmentos de tiendas por departamento y centros comerciales aumenten la presión sobre los resultados de la compañía, consideramos que los papeles presentan un atractivo espacio de valorización, donde valoramos la estrategia de largo plazo de Falabella, basada en acelerar el proceso de desarrollo en logística y omnicanalidad en sus negocios retail. A la vez creemos que la compañía se encuentra en una buena posición competitiva en el canal online.


LATAM AIRLINES: Las medidas actuales de renegociar con sus acreedores y proveedores, disminución de costos fijos (remuneraciones), generación de efectivo mediante ventas de pasajes hacia plazos mayores de tiempo con descuento, así como el hecho de contar con líneas de crédito, permitirían a la aerolínea evitar el default en los próximos meses, proyectando que la situación comenzaría a normalizarse a partir del segundo semestre de este año.


MALLPLAZA: A pesar de un complejo escenario a raíz de los cierres producto de la emergencia sanitaria, Mallplaza continúa operando en torno a un cuarto de su GLA, debido al giro que presentan sus tenants. Vemos atractivo en el mediano plazo, donde destacarían sus altos niveles de eficiencia en la industria, con un margen Ebitda en torno a 80% en los últimos años, por lo que esperamos que la compañía recupere márgenes más estables. Por el lado de las inversiones, esperamos algunos retrasos en los proyectos anunciados en Colombia y Perú. Sin embargo, pese a su atractiva valorización, la incertidumbre respecto a la fecha de reapertura de los centros comerciales genera una cuota de cautela.


SQM-B: Las expectativas para el sector/compañía se han ido ajustando a la baja, especialmente ante los menores precios de comercialización del litio. No obstante, su valorización actual considera un escenario especialmente negativo, pese a que el litio se mantiene como un mineral estratégico, con una demanda que, si bien ha caído en los últimos meses, continuaría la positiva tendencia de años anteriores. En este sentido, se debe considerar su relevancia para el desarrollo de la industria de vehículos eléctricos, lo que refleja por ejemplo el valor de adquisición de la participación de Tianqi en SQM. La minera corresponde a una buena opción para exponerse a esta tendencia, encontrándose en la parte más baja de costos en la curva productiva y con diversos proyectos para aumentar su producción, lo que lentamente comienza a verse reflejado en mejores datos de exportación. A la vez, comienzan a cambiar el foco desde especulación de precios hacia uno de maximizar la producción, aprovechando sus ventajas comparativas.