​Economía chilena creció 1,1% en 2019 tras caer 2,1% en IV trimestre por estallido social

|

PIB de Chile


Durante el año 2019, la actividad económica registró un crecimiento de 1,1%, informó este miércoles el Banco Central. Hasta el tercer trimestre, el producto interno bruto (PIB) acumulaba un aumento de 2,2%, sin embargo, el último trimestre se vio afectado por las disrupciones asociadas a la crisis social, anotando una contracción de 2,1% respecto a igual período del año anterior.

Desde la perspectiva del origen, el crecimiento del PIB en el año 2019 se explicó por los resultados positivos de las actividades de construcción y los servicios financieros y empresariales. En contraste, compensaron parcialmente este resultado la menor producción de la minería y la actividad agropecuariosilvícola.

En el cuarto trimestre, los efectos de la crisis social se observaron principalmente en los servicios, siendo los personales –en particular, la educación– y el comercio los más afectados. Por otro lado, la construcción y los servicios financieros registraron alzas, compensando parcialmente lo anterior.

Por su parte, cifras ajustadas estacionalmente1 / confirman la evolución de las actividades mencionadas anteriormente, con un crecimiento en los tres primeros trimestres del año y una caída en el cuarto trimestre, asociada a las disrupciones productivas.


Demanda interna


Desde la perspectiva del gasto, el PIB se vio impulsado por la demanda interna, en tanto que las exportaciones netas no tuvieron una variación significativa, con caídas de similar magnitud en las exportaciones e importaciones.

El crecimiento de 1,0% de la demanda interna durante el 2019 fue liderado por la formación bruta de capital fijo (FBCF).

En efecto, este componente presentó cifras positivas durante todo el año, impulsado por la inversión en construcción y otras obras. El consumo, por su parte, no presentó la misma dinámica, ya que cayó en el cuarto trimestre, acumulando un crecimiento de 0,8% en el año. El consumo de servicios fue el que registró la mayor contribución, efecto contrarrestado parcialmente por caídas en el consumo de bienes durables y de gobierno. Finalmente, la variación de existencias restó al crecimiento de la actividad económica, alcanzando un ratio de 0,5% del PIB a precios del año anterior.

En el último trimestre del año, la demanda interna se contrajo 3,3% producto de una caída en el consumo, tanto de personas como de gobierno. En el primero, se observaron caídas en todos sus componentes, siendo los servicios los que más incidieron a la baja, en línea con menores servicios de educación privada, transporte y restaurantes y hoteles. En tanto, el consumo de gobierno cayó arrastrado por una menor prestación de servicios públicos de educación.

En términos desestacionalizados, la demanda interna creció en la primera mitad del año, mientras que en la segunda cayó. En el primer trimestre predominó la contribución del conusmo mientras que en el segundo la FBCF. Respecto del tercer trimestre, la mayor incidencia a la baja ocurrió en la variación de existencias. Finalmente, la disminución en el cuarto trimestre fue inducida por el consumo de hogares y gobierno (gráfico 3).

El ingreso nacional bruto disponible real (INBDR) creció 0,8% el 2019. Tras exhibir variaciones positivas en los tres primeros trimestres, éste cayó en el cuarto trimestre 1,3%. El menor crecimiento en relación al PIB se explicó principalmente por las mayores transferencias pagadas al exterior y a una caída en los términos de intercambio; este efecto fue parcialmente compensado por mayores ingresos de factores desde el resto del mundo.

El ahorro bruto total ascendió a 22,8% del PIB en términos nominales, compuesto por una tasa de ahorro nacional de 18,9% del PIB y un ahorro externo de 3,9% del PIB, correspondiente al déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos.

De acuerdo con la política de publicación establecida, se revisaron las cifras correspondientes a los años 2017, 2018 y 2019. Tanto para el 2017 y 2018, el crecimiento del PIB se revisó una décima a la baja, de 1,3 a 1,2% en el primero y de 4,0 a 3,9% en el segundo. Finalmente, el cierre preliminar del Imacec en el 2019 se corrigió una décima a la baja, de 1,2 a 1,1%.


Cuentas NacionalesOK (2)