Papa Francisco expulsa del sacerdocio a Fernando Karadima

|


Fenando Karadima

El Papa Francisco ha dimitido del estado clerical a Fernando Karadima Fariña, de la Archidiócesis de Santiago de Chile, informó este viernes la Santa Sede a través de un comunicado.

El ex párroco de El Bosque fue condenado en proceso canónico por abusos sexuales a menores. Según el escrito, el Santo Padre ha tomado “esta decisión excepcional en conciencia y por el bien de la Iglesia.” Indica que el Papa ha ejercido su "potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia" (Código de Derecho Canónico, canon 331), consciente de su servicio al pueblo de Dios como sucesor de San Pedro.”

El decreto, firmado ayer por el Santo Padre, entró en vigor automáticamente desde ese mismo momento, y comporta también la dispensa de todas las obligaciones clericales. Karadima fue notificado este viernes.


Cardenal Ezzati

El cardenal Ricardo Ezzati se refirió a lo resuelto por el Papa Francisco. “Ha llegado a esta decisión excepcional en conciencia, es decir, por motivos que tocan su ministerio de pastor y la responsabilidad que tiene en este ejercicio del ministerio de pastor”, remarcó. Añadió que el Santo Padre actuó “por el bien de la Iglesia y en la Iglesia está todo el Pueblo de Dios, desde las personas que han sido víctimas y han sufrido de los abusos al bien de los fieles, que están llamados a caminar en rectitud de vida, y de los sacerdotes, que están llamados a caminar de acuerdo a los grandes valores de su vocación y en bien de la sociedad.”

Apuntó, a su vez, que “tanto el decreto como el comunicado de la Santa Sede son en el ejercicio de su potestad ordinaria, que es suprema, plena inmediata y universal en toda la Iglesia. Y esto se funda en el hecho que el Santo Padre es Obispo de Roma y es sucesor de san Pedro.”

Consignó que “los católicos de Santiago y la gente de buena voluntad estamos llamados a acoger esta determinación del Santo Padre, quienes creemos y somos parte de la Iglesia, con fe y fidelidad a la acción del Santo Padre.”

Señaló, asimismo, que es necesario “hacerlo con esa actitud de colaborar con la tarea propia de la Iglesia de reparar todo daño causado a las víctimas y también a todas las personas que han sufrido y sufren por este hecho, y también en vista de lo que es un camino que queremos que sea cada vez más transparente de acompañamiento de estas situaciones de formación para que no sucedan, para que justamente el ‘nunca más’ sea también realidad en nuestra Iglesia de Santiago.”