Trampa

|

Javier Fuenzalida

Boric y Marcel están violando el derecho de propiedad.

Nuestro sistema previsional se basa en el ahorro individual como principio general. Cuando una persona tiene escasa o nula capacidad de ahorro, el estado le otorga un subsidio. Es el caso de la pensión garantizada individual. No hay duda Que el sistema actual es muy superior al antiguo esquema reparto y que el gobierno quiere restablecer en forma simulada.

La reforma que Boric propone va en sentido contrario al de capitalización individual. Se aumenta el ahorro previsional del 10,58 % al 16,58 %, seis puntos adicionales, con objeto de elevar las pensiones de los cotizantes, algo que nadie discute, pero ignora o se desentiende de esta norma por cuanto el aumento de cotización de seis puntos porcentuales, tan solo la mitad, tres puntos, irán a la cuenta individual y los otros tres a un fondo común para subsidiar a otros pensionados. Esto es, un impuesto del 50 % sobre esta cotización adicional y lo que es peor, no es heredable.

El ministro Marcel argumenta que “si todo el sistema previsional funciona sólo sobre la base de propiedad individual y funciona sólo sobre la base de heredabilidad, entonces todos los hombres vamos a ser propietarios de lo que aportamos y vamos a heredar a nuestros descendientes lo que acumulamos al momento de nuestro fallecimiento” Error, porque la palabra “hombres” es genérica, se refiere tanto a hombres como mujeres. Si se quiere ser mas explicito entonces se puede mencionar “hombres y mujeres” aunque sea redundante, pero aclara que no se trata de una expresión machista.

Se entiende el esfuerzo que implica aumentar la tasa de ahorro con tal de gozar una mayor pensión futura. El estado establece normas o leyes que incentivan el ahorro y la inversión. En este caso actúa de manera contraria y lo que es peor, sin derecho al pataleo. Es la esclavitud del siglo XXI, una expropiación patrimonial.

Si todo el gasto del estado fuera eficiente y valorado por los contribuyentes, no habría mayor problema en aumentarlo con fines sociales. Desgraciadamente la realidad es otra. El estado es muy ineficiente y discriminador en distribuir bienes y servicios sociales y mal gasta los recursos que expropian a los contribuyentes.

No ha habido una iniciativa inteligente de parte del gobierno. La flojera mental induce a cargarle la mano al contribuyente en lugar de redistribuir el gasto público. No hay duda que hay derroche y mal uso de miles de millones en el aparato estatal.

El estado posee un patrimonio lo suficientemente grande como para destinar parte del mismo o de las rentas que genera para complementar el ahorro previsional.

En décadas pasadas el estado privatizó parte del patrimonio que era mal gestionado o que creaba previlegios inaceptable.

¿Cuál es valor patrmonial de Codelco, Enap, Enami, Banco Estado, recursos naturales mineros y agropecuarios, servicios como los bancarios, obras públicas, salud, educación que son concecionables?

Hay bienes en poder del estado que no tienen una justificación lógica para que el estado se dedique a empresario en lugar de gobernar en beneficio de todo el país y principalmente para quienes tienen un bajo nivel de rentas y patrimonio.


Javier Fuenzalida A.

javierfuenzalidaopina blpgspot 

javier fuenzalida asmussen linkedin