​Empresas arriendan nuevos espacios para que sus colaboradores estén a gusto y cerca de la casa

|

A1

En medio del auge del teletrabajo, las empresas han comenzado a incentivar el retorno presencial a los escritorios; de hecho, en Estados Unidos, compañías como Google y otras tecnológicas han comprado más espacio para que sus trabajadores se sientan cómodos en ambientes amplios y aireados. En ese país, también ha irrumpido con fuerza el arriendo de oficinas flexibles, un negocio que ya representa, según estimaciones, el 30% del mercado de las oficinas.

“Aunque pueda leerse como contradictorio, invertir hoy en oficinas físicas es un acierto; está ocurriendo en varios países, sobre todo después de la apertura gradual de las ciudades. Hay un grupo importante de personas que disfruta de la movilidad, pero manteniendo la cercanía a la casa y evitando los grandes desplazamientos”, dice Cristián Periale, gerente Inmobiliario del Business Center Puertas de Chicureo.

En Chile, la tendencia ya existe. La filial inmobiliaria del grupo Cencosud, por ejemplo, anunció el desarrollo de un nuevo negocio de espacios flexibles a clientes institucionales en la torre del Costanera Center, un modelo que luego implementará en Perú y Colombia.

Otro caso, y anterior a éste, ocurre en la zona norte de la Región Metropolitana, donde inversionistas de la zona y del sector oriente de la capital han comprado oficinas en el centro comercial de Puertas de Chicureo para arrendarlas a empresas que han requerido de espacios para sus trabajadores; profesionales que habitan en Chicureo y que optaron por evitar los largos trayectos con destino al centro o a comunas como Las Condes, Huechuraba y Providencia.

“Aproximadamente, un 15% de los clientes inversionistas que adquirieron oficinas en los dos primeros edificios para este tipo de arriendo, hoy han decidido comprar más de estos espacios en el tercer edificio con próxima entrega; ellos han visto crecer la demanda y el interés. Las empresas que han estado arrendando estos espacios tienen giros relacionados a medicamentos, desarrollos mineros, computación, tecnología, asesorías financieras y contables”, comenta Cristián Periale.

En 2020 y 2021, en el Business Center Puertas de Chicureo, se vendieron por completo los edificios de oficinas, Dalí y Picasso. El proyecto, ubicado en Avenida Chicureo esquina Los Libertadores y a cargo de la inmobiliaria Grupo G.A, hoy vende en verde un tercer edificio, de nombre Da Vinci. Las oficinas del centro comercial se caracterizan por ser flexibles y con medidas que van desde los 23 metros cuadrados, otorgando opciones de unión.

“La pandemia marcó un antes y un después, donde Chicureo fue una de las zonas más beneficiadas; su número de habitantes creció debido al atractivo de sus paisajes, tranquilidad y conectividad. Hoy, con la vuelta a la normalidad, parte importante de esos habitantes experimenta el paso a un modelo mixto de trabajo o de lleno, a un retorno presencial, donde resulta clave la cercanía con nuevos polos comerciales”, añade el ejecutivo.