Facebook cumple amenaza y bloquea noticias de los medios en Australia

|


A1Facebook cumplió sus amenazas y desde este jueves los usuarios australianos de la red social no pueden consultar los enlaces de información de los medios locales o internacionales, mientras que las personas que viven en el extranjero tampoco tienen acceso a las informaciones australianas. La red social había anunciado horas antes que restringiría dicho contenido como respuesta a un proyecto de ley introducida por el Gobierno de Camberra que requiere que la plataforma y Alphabet —matriz de Google— paguen a los editores por el contenido que se publica en sus plataformas.

A través de un comunicado, Facebook consignó que "Australia está redactando un nuevo reglamento que malinterpreta la dinámica de Internet y hará daño a las mismas organizaciones de noticias que el gobierno está tratando de proteger. Al elaborar esta nueva legislación, la comisión que supervisa el proceso ignoró hechos importantes, más críticamente la relación entre los medios de comunicación y las redes sociales y cuál se beneficia más del otro." Añade que "suponiendo que este proyecto de código se convierta en ley, a regañadientes dejaremos de permitir que los editores y las personas en Australia compartan noticias locales e internacionales en Facebook e Instagram. Esta no es nuestra primera opción, es la última. Pero es la única manera de protegerse contra un resultado que desafía la lógica y dañará, no ayudará, la vitalidad a largo plazo del sector de las noticias y los medios de comunicación de Australia."

El medio informativo El País reportó esta jornada que el ministro australiano de Finanzas, Josh Frydenberg, calificó la medida de “inútil y autoritaria” y ha asegurado va “a empañar” la reputación de la red social. El ministro añadió que su gobierno está “totalmente decidido” a poner en marcha su proyecto de ley destinado a forzar a las plataformas digitales a remunerar a los medios por el uso de sus contenidos. El proyecto fue adoptado la semana pasada por la Cámara de Representantes y ahora se debate en el Senado.

Facebook, en tanto, aseveró que "compartimos el objetivo del Gobierno australiano de apoyar a las organizaciones de noticias en dificultades, en particular a los periódicos locales, y hemos participado ampliamente con la Comisión Australiana de Competencia y Consumo que ha liderado el esfuerzo. Pero su solución es contraproducente para ese objetivo. La ley propuesta no tiene precedentes a su alcance y busca regular todos los aspectos de cómo las empresas tecnológicas hacen negocios con los editores de noticias. Lo más desconcertante, obligaría a Facebook a pagar a las organizaciones de noticias por el contenido que los editores colocan voluntariamente en nuestras plataformas y a un precio que ignora el valor financiero que aportamos a los editores."

Con todo, remarcó que "las organizaciones de noticias en Australia y en otros lugares eligen publicar noticias en Facebook por esta razón precisa, y alientan a los lectores a compartir noticias a través de plataformas sociales para aumentar la lectores de sus historias. Esto a su vez les permite vender más suscripciones y publicidad. Durante los primeros cinco meses de 2020 enviamos 2.300 millones de clics desde la sección de noticias de Facebook a sitios web de noticias australianos sin cargo alguno, tráfico adicional por un valor estimado de 200 millones de dólares australianos a los editores australianos." Según apunta, "ya invertimos millones de dólares en negocios de noticias australianos y, durante las discusiones sobre esta legislación, nos ofrecimos a invertir millones más. También esperábamos traer Facebook News a Australia, una función en nuestra plataforma exclusivamente para noticias, donde pagamos a los editores por su contenido. Since se lanzó el año pasado en los EE.UU., las editoriales con las que nos asociamos han visto el beneficio de tráfico adicional y nuevas audiencias."

Por lo pronto, precisó que "los productos y servicios de Facebook en Australia que permiten a familiares y amigos conectarse no se verán afectados por esta decisión. El compromiso global con las noticias de calidad en todo el mundo tampoco cambiará. Y seguiremos trabajando con gobiernos y reguladores que con razón mantienen los pies en el fuego. Pero la regulación exitosa, al igual que el mejor periodismo, se basará y se basará en hechos. En este caso, no lo es."