Departamentos más pequeños y arriendos más bajos: 5 tendencias inmobiliarias que impuso la pandemia

|

20201016 160112

La empresa Alpha Inmobiliaria realizó un análisis de los cambios que se han producido en los últimos meses e identificó los cambios que marcan este periodo, tanto en venta como arriendo de inmuebles. Te mostramos cuáles son las variables que hoy consideran estos usuarios.

La pandemia impuso tendencias en distintas áreas de negocio. Es así como el e-commerce se convirtió en un imprescindible para muchos negocios, el Home Office se impuso y el sector inmobiliario se vio obligado a la digitalización, logrando vender y arrendar de manera online, para poder reactivar un sector que estuvo totalmente detenido.

Así lo explica Max Schnitzer, Gerente General de Alpha Inmobiliaria, parte del Grupo Alpha, quien clasificó las 5 tendencias inmobiliarias que quedaron tras la pandemia y que no cambiarán en lo inmediato.

“Hay un nuevo escenario y es muy importante poder identificar las variables que hoy marcan el mundo inmobiliario, para poder adecuarse a esto y mejorar la oferta”, señala el experto.

El listado de tendencias incluye desde la elección de tamaños, hasta los gastos que hoy no se quieren hacer:


1- Disminución en los precios: A esta misma fecha del año pasado ya había partido el estallido social, sin embargo, era una situación que recién estaba comenzando, y por lo tanto, el valor de los departamentos –tanto en lo que se refiere a la compraventa como en los arriendos- aún no se veía afectada.

Es con la pandemia, ya en marzo de 2020 en adelante, que los valores se vieron afectados. En cuanto a la compraventa, generando un exceso de oferta importante. Y en el caso de los arriendos, generando la necesidad de hacer rebajas de alrededor del 20% (o más en muchos casos) en el valor de las rentas, para evitar la vacancia.

2- Un dormitorio-un baño es el favorito: Una enseñanza que nos dejó esta pandemia es que no necesitamos tantas cosas para vivir, y esto se traduce en que las personas solteras o una pareja sin hijos les acomoda mucho más un departamento pequeño, de un dormitorio un baño, bien ubicado, donde puedan estar cómodos pero teniendo muy controlados los gastos asociados al inmueble, como gastos comunes y servicios básicos. Y estas características son más notables si este inmueble es comprado como inversión, puesto que el valor de compra es asequible y la renta de arriendo es ventajosa.

3- Un espacio para trabajar: El Home Office se impuso, por lo tanto hoy es necesario contar con ese espacio para trabajar. La tendencia actualmente es un departamento de 30 a 38 metros cuadrados, eso sí, bien diseñados, de manera de poder implementar un espacio de trabajo cómodo, pero de tamaño acotado. Lo importante no es tener un departamento con un espacio de trabajo más grande, porque no es necesario y además aumentaría los gastos comunes.

4- Comunas más populares: A pesar de todo lo sucedido desde octubre del año pasado hasta el día de hoy, aún el sector Oriente de Santiago sigue siendo el más caro, y donde se han registrado menos bajas en los precios de compra, a excepción de la comuna de Colina, que es la única que ha registrado bajas en los precios. De todas formas, estas “bajas” en los precios han sido muy menores, como promedio un 1,3%.

Desde el punto de vista de los arriendos, las comunas donde más se ha notado la baja en los precios son: Quinta Normal, Puente Alto y Buin. Las comunas más céntricas, como Estación Central, San Miguel, Santiago Centro o Independencia están a la media, con arriendos en promedio en los $300.000.

5- Menos gastos fijos: Hoy, el factor principal a la hora de comprar o arrendar sigue siendo la ubicación, que contemple comercio cercano, una estación de Metro y conectividad. Sin embargo, hoy también se buscan alternativas con gastos comunes más bajos. El pago de este ítem se vio afectado hasta en un 40% durante la pandemia y es un gasto que nadie quiere tener. “Se busca que los costos de gastos comunes y servicios básicos sean lo más baratos posible, debido a que aún el repunte de la economía es débil y la cesantía se mantiene alta, y un departamento con altos gastos comunes no es conveniente. No hay que olvidar que a más metros cuadrados, más caros son los gastos comunes, lo que se alinea con la preferencia principal, de unidades de un dormitorio y un baño”.