Las perspectivas de ​BICE Inversiones para la economía y el dólar

|

BICE


Tal como lo apunta el Informe Mensual de Economía de este mes elaborado por la Gerencia de Estrategia de BICE Inversiones, el Imacec de febrero registró un crecimiento de 2,7%, sorprendiendo positivamente al consenso. El reporte menciona que “las señales de atenuación en los efectos negativos de la crisis social. Sin embargo, propagación del Covid 19 aumentó de manera importante la incertidumbre.”

De acuerdo a la entidad financiera, las cifras de febrero mostraron una recuperación generalizada en los datos económicos, donde destacó el crecimiento de 10,4% para el componente minero. Por otra parte, los indicadores del mercado laboral han tenido un mayor deterioro, donde el desempleo al mismo mes registró un nivel de 7,8%. En este contexto, a partir de mediados de marzo se han implantado diversas medidas sanitarias, como las cuarentas, para contener la propagación de la enfermedad en el país. "Estas medidas que son positivas para evitar un mayor aumento en el número de contagiados, tienen importantes consecuencias para la actividad económica, en especial para sectores con alta demanda de la mano de obra, como la construcción o el comercio. Los sectores antes mencionados ya se habían visto afectados por la crisis social, por lo que su situación ahora es de mayor fragilidad", se sostiene en el informe.

¿Qué espera BICE Inversiones? “Medidas para contener la propagación del Covid 19, que estarían concentradas en el segundo trimestres y se levantarían de forma gradual en los próximos periodos, tendrían un importante efecto negativo en el crecimiento de este año. Las medidas fiscales y monetarias que se han implementado en el país ayudarían a lograr una recuperación más rápida a fines de este año y el próximo. Con todo, proyectamos una caída del PIB de -2,1% para este año y un crecimiento de 3,3% para el próximo”, indica.


Tipo de cambio


En cuanto al tipo de cambio, la institución señala que ha operado en torno a niveles de $840 - $850, donde se mantiene el menor atractivo de las monedas emergentes, como las de Latinoamérica, frente al dólar, en el contexto de alta incertidumbre que produce la propagación del Covid 19.

En tal escenario, BICE considera que “pese a la importante inyección de dólares que ha realizado la Fed, con el fin de disminuir los efectos del Covid 19 en EE.UU., la moneda norteamericana ha mantenido una importante fortaleza. Lo anterior, se produciría por la alta demanda que tiene el dólar al ser visto como un activo de refugio. Así, las monedas de países emergentes , como el CLP, se han mantenido más debilitadas durante las últimas semanas, pues además en estos países han aumentando de manera relevante los contagiados. A lo anterior, se suma el reciente deterioro del precio del petróleo internacional, lo que ha producido un castigo generalizado en otros commodities, como el cobre, el que perdió parte de la recuperación que había mostrado, volviendo a niveles de USD 2,2 por libra.”

De esta forma, la entidad estima que el peso chileno “seguiría sujeto a un alto nivel de volatilidad en el corto plazo, dado el nivel de incertidumbre que plantea la propagación del Covid 19. Sin embargo, en el mediano plazo, el CLP se acoplaría a un valor consistente con sus fundamentales, sumado a una mayor circulación de divisas en el mercado local producto de la intervención de BCCh y la política fiscal expansiva, que considera el uso de recursos mantenidos en dólares en el extranjero. Así, estimamos que el tipo de cambio local finalizaría el año cercano a los $790.”