​SII refuerza acciones de tratamiento para contribuyentes que reinvirtieron utilidades en Fondo de Utilidades Reinvertidas (FUR)

|

A1

El SII anunció para este mes la aplicación de distintas acciones de tratamiento, insertas en su actual Plan de Gestión de Cumplimiento Tributario (PGCT), con foco en la revisión de potenciales brechas de cumplimiento de todos aquellos contribuyentes que reinvirtieron utilidades registradas en el Fondo de Utilidades Reinvertidas (FUR). En la Operación Renta 2020, 1.066 contribuyentes declararon montos en el registro FUR por un total de MM$ 1.627.612,75.

El FUR es un mecanismo que se estableció con el propósito de estimular el aumento de recursos disponibles para la formación de capital en las empresas, a través de la postergación de los impuestos finales, aun cuando existiera un efectivo retiro de utilidades desde la entidad fuente. Para el caso puntual de la enajenación, la empresa receptora de los fondos debía tributar por los impuestos correspondientes. Este mecanismo sufrió una serie de modificaciones, siendo los últimos cambios introducidos por la Ley Nª 20.780 sobre Reforma Tributaria, dentro de los cuales se encontraba el límite de su vigencia al 31 de diciembre de 2016.

De acuerdo con la Subdirectora de Fiscalización del SII, Carolina Saravia, en el marco de la aplicación del Modelo de Gestión del Cumplimiento Tributario (MGCT) se aplican diferentes acciones de tratamiento proporcionales al nivel de cumplimiento tributario. Por lo anterior, para abordar las posibles brechas de cumplimiento de contribuyentes que registraron utilidades en el Fondo de Utilidades Reinvertidas, “se ha dispuesto desde la entrega de orientación y asistencia hasta la aplicación de un mayor control y sanción para quienes deciden no cumplir, afectando la recaudación tributaria y, con esto, los recursos necesarios para la implementación de diversas políticas públicas que se requieren hoy más que nunca”, explicó.


Contribuyentes con diferencia de información

Hasta la fecha, el universo de contribuyentes que presenta inconsistencias o diferencias en sus registros llega a los 5.700. A esta cifra ya detectada, se incorporan las personas naturales (socios o accionistas), que pudiesen haber incumplido con la declaración y pago de los retiros en sus impuestos finales.

Bajo la clasificación de riesgo, un 19% de los contribuyentes con posibles brechas corresponde al de riesgo alto, un 25% a contribuyentes de riesgo medio y clave, y un 55% corresponde a contribuyentes de riesgo bajo. Aproximadamente, un 20% de ellos pertenecen al segmento de Altos Patrimonios. En los rubros en los que se concentran de manera principal estas diferencias de información se hallan: actividades financieras y de seguros (21%), actividades profesionales, científicas y técnicas (15%), actividades inmobiliarias y comercio -al por mayor y al por menor- y el de reparación de vehículos automotores y motos, con un 9% cada uno.