​Protocolo de la industria salmonera de Magallanes contra el Covid-19 suma inteligencia artificial

|

Salmon


Hace poco se cumplieron 100 días desde que el Covid-19 llegó a Chile y las empresas de la Asociación de Salmón y Trucha de Magallanes continúan mejorando los protocolos para combatir la pandemia. A los rigurosos planes de traslado, de ingreso a las plantas y de trazabilidad, se suma ahora nueva tecnología que permitirá continuar resguardando la salud de los trabajadores de la industria del salmón.

En esa línea, las compañías salmoneras comenzarán a implementar cámaras que detectarán la temperatura de las personas, así como el correcto uso de la mascarilla y el lavado de manos. Estos dispositivos funcionarán mediante inteligencia artificial y avisarán además cuando los trabajadores incumplan los protocolos de distancia social, emitiendo una señal al dispositivo móvil del encargado del cumplimiento de estas medidas.

“Esta solución está desarrollada por Techpartenrs es una innovación regional apoyada por CORFO y comenzará a aplicarse en las plantas de proceso de salmones de la región de modo piloto en las próximas semanas. Esperamos pasar con éxito esta etapa para luego ir ampliando poco a poco su uso a otros recintos, porque nos ayudará a mejorar aún más los planes que venimos implementando desde marzo”, señaló Carlos Odebret, presidente de la Asociación de Salmón y trucha de Magallanes. “La idea es robustecer y complementar los protocolos ya existentes y que se están llevando a cabo desde marzo”, añadió Odebret.

El plan de acción llevado a cabo hasta ahora por las salmoneras contempla que todos los trabajadores que viajan a Magallanes lo hagan sólo después de haber sido sometidos a un test de Covid-19 y su resultado dé negativo; además, su traslado se realiza en vuelos charters exclusivos y tanto en este trayecto como en el que se realiza por tierra se ejecuta una estricta sanitización. Un 16% de los 3.490 trabajadores directos de la industria provienen de otras regiones.

Además, el protocolo contempla la reducción de personal de los turnos, separación de las áreas para evitar el contacto social, puntos de desinfección, fumigación y sanitización de superficies; además de la entrega permanente de insumos como alcohol gel y mascarillas.