Créditos bancarios moderaron su dinamismo a junio con marcada ralentización de colocaciones comerciales

|

Credito hipotecario


El crédito bancario aumentó 5,7% real en doce meses a junio, cifra claramente inferior a la del mes previo (6,5%). De esta manera, el ritmo de expansión de las colocaciones sigue desacelerándose, en línea con el menor dinamismo que ha exhibido la economía en la primera mitad del año 2019. En efecto, históricamente se observa una estrecha relación entre la actividad económica y el crecimiento del crédito bancario, el cual en promedio duplica la tasa de expansión del PIB.  Así lo informó la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif) en su último reporte.

A nivel de carteras destaca la desaceleración en el segmento comercial, que en junio registra un crecimiento anual de solo 4,9% (tras 6,3% en mayo). Por su parte, la situación en el segmento personas es algo heterogénea. En la cartera de consumo también se observa una desaceleración —aunque menos marcada que en el segmento comercial— alcanzándose una tasa de crecimiento anual de 5,7%, mientras que la cartera hipotecaria mantiene su ritmo de expansión, creciendo 7,1% en doce meses a junio.


Colocaciones comerciales


Las colocaciones comerciales registraron un crecimiento anual de 4,9% en junio, por debajo de los registros en torno al 8% de principios del año, confirmándose así la tendencia decreciente observada en los meses previos.

Esta desaceleración es transversal a los principales productos de crédito comercial, incluyendo préstamos —que constituyen la mayor parte de la cartera (77%)— y créditos de comercio exterior

Asimismo, un menor ritmo de expansión se observa tanto en la cartera grupal — asociada a persona naturales y empresas de menor tamaño—, que a junio presentó un aumento anual de 3,9%, como en la cartera individual, que creció 5,0% en igual período.

En línea con el menor dinamismo de la cartera, la Encuesta de Crédito Bancario del segundo trimestre de 2019 sugiere una demanda crediticia menos fuerte en comparación con el trimestre anterior, tanto en el segmento pymes como en las empresas de mayor tamaño.

En relación a las pymes, además, un pequeño porcentaje de bancos (8%) reporta estándares de aprobación más exigentes comparado con el trimestre previo, debido principalmente a cambios normativos, según la propia encuesta. Lo anterior coincide con la entrada en vigencia de la nueva norma de provisiones estándar aplicable a la cartera comercial de análisis grupal.


Crédito Hipotecario


El crédito hipotecario aumentó 7,1% anual en junio, confirmando así la tendencia de crecimiento de los meses previos.

El mayor dinamismo de la cartera ha sido liderado por los segmentos de mayores montos de crédito. En particular, las colocaciones en el tramo superior a 5.000 UF registran una tasa de expansión anual de dos dígitos, aumentando 13,2% según cifras disponibles a mayo. Por su parte, el ritmo de expansión de los créditos en el tramo de 2.000-5.000 UF también exhibe una trayectoria ascendente, alcanzando un aumento de 7,1% en mayo, mientras que las operaciones por montos inferiores a 2.000 UF han sido menos dinámicas, creciendo 2,6% anual.

El crecimiento sólido del crédito hipotecario se refleja también en la demanda que reportan los bancos en la Encuesta de Crédito Bancario del segundo trimestre de 2019. En particular, el 64% de las instituciones percibe una demanda crediticia moderadamente más fuerte respecto al trimestre previo, a la vez que ningún banco percibe una demanda más débil.  Por el lado de la oferta, la mayoría de los bancos no indica cambios en comparación con el trimestre anterior, mientras que un 9% reporta estándares de aprobación algo menos exigentes.

En cuanto a las condiciones de crédito, destaca el bajo nivel de la tasa hipotecaria, la cual promedió 2,78% en junio, lo que constituye un nuevo mínimo histórico.

Esta situación ha motivado a algunas empresas inmobiliarias a adelantar el lanzamiento de nuevos proyectos residenciales o acelerar el proceso de escrituración de aquellos proyectos que están cerca de ser entregados, a fin de aprovechar las favorables condiciones de financiamiento.

En este contexto las ventas de viviendas nuevas experimentarían una creciente participación de unidades terminadas o en terminaciones, las cuales al primer trimestre de 2019 ya constituían aproximadamente el 50% de las ventas totales en el Gran Santiago.


Crédito de Consumo


El crédito de consumo alcanzó en junio un crecimiento anual de 5,7%, cifra inferior a la de mayo (6,4%), confirmando de esta manera la tendencia levemente decreciente observada en los meses previos.

Este menor ritmo de expansión se asocia no solo a un entorno macroeconómico menos expansivo y a un mercado laboral poco dinámico1 , sino también a expectativas más pesimistas por parte de los hogares. Así, el índice de expectativas de consumo de artículos para el hogar ha experimentado una tendencia a la baja desde inicios del año, cayendo en junio -por primera vez en los últimos dos años- por debajo del nivel de 50 puntos, que marca el límite entre optimismo y pesimismo.


Riesgo de crédito


Los principales indicadores de riesgo de crédito se mantienen estables y acotados. En junio, la morosidad mayor a 90 días disminuyó 5 puntos base (pb) respecto al mes previo, hasta 1,91% de las colocaciones totales (Anexo). La menor morosidad se explica principalmente por la cartera de vivienda, la cual registra una baja de 14 pb en junio, alcanzando 2,21% de la cartera, lo que constituye el nivel más bajo desde que existe registro. Por su parte, la morosidad de las carteras comercial y de consumo no presentó variaciones relevantes en el mes, situándose en 1,69% y 2,18%, respectivamente.