Feller Rate ratifica la clasificación otorgada a Masisa tras anuncio de venta de activos forestales

|


Masisa

Ante el anuncio del acuerdo del Directorio de Masisa para comenzar un proceso abierto para la venta de los activos forestales propios en Chile y Argentina, Feller Rate ratificó en “BBB+” la clasificación otorgada a su solvencia y líneas de bonos, mantuvo en “1ª Clase Nivel 3” la de sus acciones. Las perspectivas de la calificación permanecen “Estables”.

Conforme al hecho esencial enviado el día 5 de abril de 2019 a la Comisión para el Mercado Financiero, Masisa S.A. (Masisa) anunció que el Directorio acordó dar comienzo a un proceso abierto para la venta de sus activos forestales en Chile y Argentina. Dichos activos consideran cerca de 56.190 hectáreas de uso forestal en Chile (principalmente pino) y 54.398 hectáreas de uso forestal en Argentina (plantadas mayoritariamente con eucaliptus y pino).

Si bien los activos forestales mencionados anteriormente tienen un valor relevante, se desconoce el monto potencial a recaudar, así como el uso que se le dará a los fondos obtenidos.

En opinión de Feller Rate, la operación es consistente con la actual estrategia de la compañía, con foco en la actividad industrial y comercial en la región Andina.

Sin embargo, Feller Rate monitoreará el impacto, tanto en el perfil de negocios, como financiero, de la ejecución de la o las potenciales transacciones.


PERSPECTIVAS: ESTABLES


ESCENARIO BASE: Las perspectivas reflejan la opinión de Feller Rate de que la menor capacidad de generación asociada al proceso de desinversión, en conjunto con las desfavorables condiciones de mercado en México, se traducirían en la mantención de indicadores de cobertura cercanos a los rangos actuales para el mediano plazo.

ESCENARIO A LA BAJA: Podría gatillarse como consecuencia de un debilitamiento prolongado de sus índices crediticios ante condiciones de mercado más complejas o mayor agresividad en el plan de inversiones.

ESCENARIO AL ALZA: Podría ocurrir ante una evolución positiva de sus indicadores crediticios, reflejándose en un ratio de deuda financiera neta sobre ebitda inferior a las 3,5 veces.