EBITDA de Coca-Cola Embonor aumentó un 16,7% a junio

|

COCA COLA EMBONOR.web (1)

Coca-Cola Embonor S.A., una de las principales embotelladoras de bebidas del país, con operaciones en Chile y Bolivia, anunció hoy sus resultados financieros consolidados trimestrales y acumulados al 30 de junio de 2022.

El volumen total de ventas físicas alcanzó a 166 millones de cajas unitarias con un aumento de 11,9% comparado con el año 2021, explicado principalmente al crecimiento de volumen de ventas de marcas franquiciadas por The Coca-Cola Company y a la ampliación del portafolio con la incorporación de nuevas categorías en Chile.

El ingreso neto acumulado al 30 de junio de 2022 alcanzó a $518.207 millones, lo cual implicó un crecimiento de 28,3%, al compararlo con el ejercicio previo.

El resultado operacional consolidado ascendió a $59.577 millones, lo cual implicó un crecimiento de 15,7%, respecto del año anterior.

El EBITDA creció 16,7% respecto del año anterior llegando a $83.912 millones. Este sólido crecimiento responde al aumento de los ingresos, impulsado por el buen desempeño de las ventas de la marca Coca-Cola, la ampliación del portafolio con la incorporación de nuevas categorías, y una adecuada gestión comercial en el mercado. El volumen de ventas a junio de 2022 creció un 11,9% respecto del año anterior.

La Utilidad Neta del primer semestre del año 2022 fue $41.775 millones, lo cual implicó un crecimiento de un 9,1%.

El presidente del Directorio, Andrés Vicuña García-Huidobro señaló que “este buen desempeño es consecuencia de años de trabajo, ampliando y diversificando nuestras categorías de bebestibles para transformarnos en una empresa total de bebidas, siempre alineados con The Coca-Cola Company”.

El gerente general de la Compañía, Cristián Hohlberg, indicó que: “La compañía ha cerrado un buen primer semestre este año 2022, con crecimientos significativos en los indicadores de volúmenes, ingresos y resultados. Durante el segundo trimestre del presente ejercicio, los volúmenes de nuestras operaciones también crecieron respecto del segundo trimestre del 2021, pero se aprecia una desaceleración del consumo en Chile, en un entorno de alta inflación y depreciación del peso, realidades que incrementan los costos de embotellado y distribución, incluido el transporte, botellas, azúcar, energía y costos laborales. Continuaremos desarrollando iniciativas orientadas a satisfacer a nuestros consumidores y a lograr eficiencias en todos los ámbitos de la operación”.