Inteligencia Artificial y Big Data transforman la manera de contratación durante la pandemia

|

A1

Si bien es cierto que el impacto del Covid-19 en la economía del país ha sido devastador, causando más de 1.132 quiebras empresariales y 1,8 millones de desempleados, al mismo tiempo ha obligado a las empresas a transformar sus procesos de selección de personas para seguir adelante y hacer frente a este nuevo escenario. Bajo esta premisa, Genomawork, empresa fundada en 2018 por emprendedores chilenos, ha jugado un papel importante en el mercado laboral logrando ayudar a las compañías a realizar los procesos de selección de personas a través de un proceso 100% online, eficaz y con la utilización de Inteligencia Artificial y Big Data.

Para ello desarrollaron una plataforma de people analytics que tiene como objetivo revolucionar la forma de contratar en la era digital, utilizando miles de datos generados a partir de juegos basados en la neurociencia permitiendo seleccionar y captar a los mejores talentos.

“Con la pandemia ha ocurrido algo que antes hubiese sido impensado: muchas personas han sido contratadas inluso sin haber conocido presencialmente a sus empleadores. Este es un punto de inflexión muy interesante, porque ha funcionado muy bien y ha venido a derribar muchos mitos que se tenían en torno a estos procesos digitales. La digitalización es el primer peldaño de esta transformación, pero luego, para poder seleccionar a los mejores talentos, es muy relevante el uso de técnicas de Inteligencia Artificial. La pandemia ha empujado a las empresas a digitalizar cada vez más su proceso de contratación; ya no solo las postulaciones a las ofertas laborales se hacen de forma online, sino que ahora también las evaluaciones y entrevistas”, comenta Daniel La Roche, co-fundador de Genomawork.

¿Cómo funciona Genomawork? Es muy rápido y sencillo; las empresas deben invitar a los candidatos a participar en sus procesos de contratación a través de la realización de juegos online que revelan habilidades cognitivas, rasgos emocionales y de personalidad. Luego, mediante algoritmos de Inteligencia Artificial, estos rasgos se comparan con aquellos de los mejores talentos que ocupan un cargo especifico en la empresa y se logra dar con los mejores. En otras palabras, se clona a los mejores talentos para obtener el mejor perfil.

La Roche explica que está demostrado a nivel mundial que las evaluaciones basadas en juegos son un complemento de las evaluaciones psicométricas tradicionales y una herramienta potente, ya que, a diferencia de los test tradicionales, capturan el comportamiento de los candidatos en tiempo real y no a través de un auto-reporte.

Todos los juegos que forman parte de Genomawork están basados en investigaciones científicas provenientes de la neurociencia y las ciencias del comportamiento, cuyos resultados han sido replicados en diversos estudios en las últimas décadas mostrando su capacidad para medir rasgos cognitivos, emocionales y de personalidad.


Emparejando la cancha laboral


Uno de los grandes objetivos que se trazó esta startup desde un incio, fue el de contribuir a reducir la brecha social dando la misma posibilidad a todos los candidatos a la hora de postular a un trabajo.

“Muchas empresas basan sus procesos de selección de personas en datos poco objetivos y sesgados, como las redes y contactos de los candidatos, el colegio donde estudiaron e incluso sus raíces sociales. En muchos casos, además se utilizan tests obsoletos que no predicen el desempeño laboral. Esto genera muchas veces que los candidatos que no tienen red de contactos o que provienen de un origen social más humilde sean rápidamente descartados. Lo que buscamos en Genomawork es emparejar la cancha laboral, dándoles la posibilidad a todos los candidatos de que se muestren a las empresas. Trabajamos para demostrarles a las compañías que es fundamental centrarse en aquellas variables que realmente tienen una correlación directa con el desempeño laboral”, comenta Fabián Martínez, co-fundador de Genomawork.

Asimismo, señala que las empresas pueden llegar a recibir miles de currículums de candidatos para un sólo cargo, por lo que los encargados de seleccionar a estas personas alcanzan a revisar sólo algunos. El problema radica en que adicionalmente a la falta de tiempo, el CV es un mal predictor del desempeño laboral, por lo tanto las áreas de selección, en general, toman malas decisiones de contratación que terminan siendo muy costosas para las empresas.