​B. Central publicó Informe de Percepciones de Negocios de este mes

|

Construcciu00f3n 2


La generalidad de los entrevistados destaca un alto nivel de incertidumbre en las perspectivas para este año, más allá de que el impacto inmediato de la crisis social en el desempeño de los negocios fue dispar entre regiones y sectores económicos.  Así lo apunta el Informe de Percepciones de Negocios correspondiente a febrero publicado por el Banco Central.

En lo inmediato, en la mayoría de las regiones destaca el desempeño más magro especialmente de las actividades ligadas al turismo, la hotelería y el comercio, siendo aquellos recintos ubicados en zonas céntricas —en general, las más afectadas por los episodios de violencia— los más perjudicados. Los sectores construcción e inmobiliario también resaltan entre los más resentidos. De todos modos, la mayoría de los entrevistados reporta una mejora de su actividad en diciembre respecto de los dos meses previos. Por el contrario, algunas actividades, como las ligadas al sector minero y salmonero, han seguido su curso sin mayores inconvenientes.

Las perspectivas sobre el comportamiento de los negocios están marcadas por un alto grado de incertidumbre, siendo los rubros más afectados por la crisis los más pesimistas. La mayoría está expectante respecto de qué ocurrirá en marzo y abril, en especial por el temor a que resurjan los episodios de violencia, así como por los resultados del plebiscito constitucional y el avance de las distintas medidas anunciadas por la autoridad. Por Macrozona, las perspectivas para el Sur son más positivas que en el Centro y el Norte, asociadas al impulso del sector salmonero.

En este mismo sentido, y considerando la dificultad que plantea el actual escenario para realizar proyecciones, una fracción importante de los entrevistados ha decidido postergar sus inversiones. De todos modos, los grandes proyectos que ya están en ejecución en la minería, sector forestal y salmonero continúan sin grandes cambios. Asimismo, las inversiones relacionadas con mejoras de eficiencia, enfocadas en la reducción de costos, en su mayoría siguen su curso.

En el mercado laboral, la mayoría señala no estar realizando procesos de contratación de personal y, por el contrario, en algunos sectores se han reportado desvinculaciones. Varios indican un menor reclutamiento de personal de alta temporada —en particular en el comercio, la hotelería y restaurantes— e independientemente del desempeño de la empresa, las decisiones de contratación se están tomando con mayor cautela y/o se han postergado. Al mismo tiempo, varios no descartan realizar reducción de personal hacia adelante, sujeto a la evolución de la situación país y su impacto en los márgenes.

La mayoría señala que los costos han permanecido estables o han tenido leves incrementos. Esto último, derivado principalmente del mayor precio de los insumos importados, factor que prevén podría intensificarse en lo venidero. En algunos casos ello se ha traducido en alzas de precios finales o menores liquidaciones. Con distinta intensidad, varios comentan el incremento de los costos laborales que tendrían diversos proyectos legislativos actualmente en discusión.

La mayoría de los entrevistados menciona un estrechamiento de las condiciones financieras. Este se ha reflejado en incrementos de las tasas de interés en algunos segmentos, aunque se destaca que siguen bajas en perspectiva. Otros también comentan cambios en otras condiciones de otorgamiento de crédito, como plazos de aprobación o mayor revisión de antecedentes. En todo caso, varios señalan que han existido medidas especiales de apoyo en la forma de postergación de cuotas, entre otros. Más allá de algunos casos, no se observa un aumento generalizado de los plazos de pagos de proveedores.

Este documento —que se publica en febrero, mayo, agosto y noviembre— resume las opiniones recogidas por economistas de la Gerencia de Estrategia y Comunicación de Política Monetaria de la División Política Monetaria en entrevistas con la administración de alrededor de 100 empresas a lo largo del país, realizadas entre el 6 de enero y el 24 de enero de 2020.  Las visiones contenidas en este informe no coinciden necesariamente con la evaluación que el Consejo del Banco Central tiene de la coyuntura económica.