25% de los pacientes con cáncer en el mundo mueren sin recibir tratamiento apropiado para el dolor

|

Tercera edad

En febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad que se ha convertido en la primera causa de muerte en todo el mundo 1, mientras que en Chile es la segunda razón, de acuerdo al Plan Nacional del Cáncer 2018-20282. Ahora bien, uno de los problemas que más afecta la calidad de vida de estos pacientes es el dolor irruptivo oncológico, el cual se presenta en alrededor de un 60% de los pacientes y cuyo origen se relaciona con los “síntomas dolorosos causados por la propia patología, hasta el relacionado a procedimientos diagnósticos o terapéuticos, pasando por el asociado a enfermedades no oncológicas ligadas al cáncer”3.

La Dra. Carolina Valdebenito, Presidenta de la Sociedad Médica Chilena de Cuidados Paliativos, explica al respecto que “este dolor aparece bruscamente y es de gran intensidad, por lo que se llama irruptivo. Dentro de la escala EVA de dolor, reconocida mundialmente, es una dolencia que de forma súbita se incrementa del nivel 0 al 8 o al 10, donde 10 es el máximo dolor que se puede llegar a sentir, que hace llorar. Es distinto a una dolencia progresiva, que se eleva de forma gradual. Es invalidante y se presenta de un momento a otro, imposibilitando la vida diaria de estos pacientes en cuanto a su trabajo y demás actividades cotidianas”.

A pesar del beneficio que puede traer a los pacientes poder contar con terapias adecuadas para el manejo del dolor irruptivo, un estudio publicado en la Revista de la Sociedad Española del Dolor indica que “el 25% de todos los pacientes con cáncer en el mundo mueren sin recibir tratamiento apropiado para el dolor”4.

Disponibilidad de terapias en Chile

En nuestro país, los medicamentos destinados al alivio del dolor y cuidados paliativos están cubiertos por las Garantías Explícitas en Salud (GES). De hecho, una vez que el paciente ingresa a este programa se le asigna una hora prioritaria y los médicos del área deben atenderlo en un plazo de cinco días.

Por su parte, Francisco Vidangossy, Director de la Fundación Cáncer Vida, afirma que “cuando aparece este dolor súbito, generalmente los pacientes lo aguantan estoicamente, sin saber que existe medicación para eso. Asimismo, desconocen que las terapias están garantizadas por ley”.

En paralelo, Vidangossy expresa que actualmente el abordaje del cáncer se realiza de una forma más holística, donde el cuidado paliativo deja de asociarse a una etapa terminal o de agonía. “Hoy en día se habla de cuidado continuo. Desde que la persona es diagnosticada precozmente con cáncer puede ser atendida por un equipo médico multidisciplinario liderado por un especialista paliativista”, especifica.

La Dra. Valdebenito también destaca la importancia de derivar a los pacientes a las Unidades de Cuidados Paliativos, con el objetivo de tratar el dolor a todos los pacientes con cáncer independientemente de la etapa donde se encuentre la enfermedad. “De esta forma, el paciente pueda tener una mejor calidad de vida ya que los médicos paliativistas tenemos el concepto de dolor total, que implica que el paciente no sólo presenta un dolor físico, sino también social, psicológico y espiritual. Trabajamos como equipo multidisciplinario donde nos ocupamos de lo físico, pero también del acompañamiento al paciente y a su familia”.