Estudio revela que más de la mitad de los chilenos no confía en los empresarios y cree que tienen demasiada influencia en el gobierno

|

Actividad


La confianza de las y los chilenos en las empresas está a la baja y así lo deja en evidencia el estudio “Riesgos Corporativos: La Relación Entre Estado y Empresa” de Ipsos, con la opinión de personas en 28 países del mundo. De acuerdo a la investigación, un 83% de los chilenos cree que la empresa privada tiene demasiada influencia en el gobierno y un 79% afirma que el poder de algunas corporaciones es más alto que el del gobierno.

En cuanto al acceso total por parte del gobierno a la información privada de las corporaciones que desarrollan su actividad en su país, Chile ocupa el 4to lugar a nivel mundial con un 75% de los encuestados a favor y lidera a nivel sudamericano; seguido por Perú (74%), Brasil y Argentina con un 71%.

En términos de regulación y la agresividad del gobierno en fiscalizar las actividades de las corporaciones nacionales y multinacionales, Colombia lidera a nivel sudamericano con un 83% a favor de esta afirmación, seguido por Chile y Argentina con un 82%. A nivel mundial Rusia es el país que está más de acuerdo con este nivel de regularización pública al mundo privado, con un 87%.

Estos datos relevan la importancia del Observatorio Reputacional que Ipsos e INC Inteligencia Reputacional desarrollan en conjunto con el objetivo de promover el desarrollo sostenible y buenas prácticas. Los principales hallazgos e indicadores que las compañías están trabajando en este tema, se podrán conocer en profundidad en noviembre, en el Estudio de Reputación Corporativa que se realiza anualmente.

“Esta opinión sobre la relación gobierno y empresa no es beneficiosa para el país, no sólo desde una mirada política, sino que desde la confianza que la ciudadanía establece en las empresas y en los empresarios. Organizaciones que son consideradas más poderosas que el mismo Estado tienen mayores probabilidades de ser asociadas al polo de la falta de probidad, así como mayor vulnerabilidad en escenarios de crisis” explica Alejandra Ojeda, gerenta del área de estudios públicos y reputación corporativa en Ipsos.

Si se analiza el atributo de la confianza de la ciudadanía en la honestidad de los directores de las grandes empresas, solo un 38% de los chilenos cree que lo que dicen es verdad al momento de realizar declaraciones públicas sobre su organización o industria; con un 30% que está totalmente en desacuerdo. Quienes están más de acuerdo con esta confianza en la primera línea de una organización son los hombres (45%) y los jóvenes menores de 35.

“Estas cifras nos confirman las crisis de legitimidad que hoy ha llevado a una mayor exigencia de la ciudadanía de transparencia por parte de las organizaciones tanto público como privadas en nuestro país. Sin embargo, a pesar de estas aprensiones, la mayoría de los chilenos (74%) aún confía en que las empresas con buena reputación no venderían productos de mala calidad. Esto es una clara señal de la alta valoración que tiene este intangible y de lo fundamental que es que las organizaciones lo gestionen de manera inteligente, considerando que son las personas quienes tienen la última palabra para evaluar cómo lo está haciendo reputacionalmente una empresa” señala Diego Fuentes, CEO de INC Inteligencia Reputacional.

En cuanto al nivel de control e influencia en la economía del país por parte de las compañías extranjeras, un 81% de la población chilena cree que esto es de un nivel muy alto; estando un 49% de acuerdo con la restricción de este tipo de inversión, incluso si eso significa que se crearán menos empleos.