Nuevos Gastos Aceptados

|


Germán Pinto (columnista)El texto del proyecto de Reforma Tributaria que salió de la Cámara de Diputados y que será estudiado por el Senado prontamente (eso esperamos) tiene disposiciones que, en mi opinión, vale la pena destacar por su correcta orientación. Tal es el caso de la actualización y revisión de los criterios para aceptar como gastos que rebajen la utilidad tributaria, que están en el artículo 31 de la Ley sobre Impuestos a la Renta.


En ese articulado se establecen requisitos generales que todo gasto debe respetar para poder disminuir los ingresos y, por ende, pagar menos impuestos. Estos criterios son: ser necesarios para producir la renta, ser del giro, que cuenten con documentación de respaldo, que estén devengados y que no estén contenidos en el costo de los productos. Lo que más genera controversia con el Servicio de Impuestos Internos es demostrar el carácter de necesario, dado que el organismo fiscalizador había señalado que debían ser indispensables, ineludibles, considerando también que el monto tenga una cantidad que sea oportuna para generar la renta en el ejercicio anual que se está determinando.


La ecuación era simple: se genera el gasto y se produce la renta afecta; si esto no se cumplía, el gasto no se aceptaba. Lo anterior tenía una complicada aplicación cuando se incurrían en gastos vinculados a negocios nuevos, a modalidades de vanguardia comercial o innovadoras inversiones, donde, a veces, el criterio del fiscalizador quedaba corto ante la envergadura de las operaciones que se realizaban.


El proyecto de ley que está en discusión en el Congreso tiene la virtud de morigerar este criterio señalando expresamente que los gastos serán necesarios cuando “tengan aptitud de generar renta en el mismo o futuros ejercicios y se encuentren asociados al interés, desarrollo o mantención del giro del negocio”. Esta connotación tiene la virtud de permitir el debate para poder deducir determinadas partidas, valorando el criterio temporal, pues los efectos en la generación de renta, es decir, el potencial del gasto para producir un ingreso afecto a tributación, no será necesario que se evidencie en el mismo ejercicio en que se incurre en el gasto, sino que será posible verificarlo en los siguientes.

El mismo artículo 31 de la Ley sobre Impuestos a la Renta presenta una serie de gastos en que ilustra claramente los criterios para que éstos sean aceptados. Actualmente son 12 conceptos particulares que incluyen los intereses por préstamos, impuestos, pérdidas, donaciones, remuneraciones y otros gastos, pero el proyecto que comento incluye dos gastos más.


Estos 12 y futuramente 14 gastos específicos también tienen que cumplir con los criterios generales que ya señalé, pero solo “en la medida que a estos últimos les sean aplicables estos requisitos generales conforme a la naturaleza del gasto respectivo”. Esta mención también demuestra la confianza que está poniendo el legislador en el criterio del contribuyente, el cual podrá rebajar su utilidad tributaria cuando un gasto, por ejemplo, un beneficio que otorgue a sus trabajadores en virtud de alguna intención voluntaria por parte del empleador, que obedezca al objetivo de mejorar las condiciones y ambiente laboral de su empresa, se cuestione su carácter de “ser necesario” para producir la renta o ser del giro.


Obviamente, solo serán atendibles argumentaciones amparadas en fundamentos objetivos y sustentados en principios jurídicos y económicos que el contribuyente tendrá que tener presente para fundamentar la determinación del resultado afecto a impuestos que realice en cada ejercicio, como también obligará a ampliar los criterios del Servicio de Impuestos Internos, permitiendo que fiscalizadores y jefes de grupos resuelvan según la naturaleza de los negocios en vez de criterios estandarizados que pueden desconocer, dado el dinamismo del comercio, algunas estrategias y políticas legítimamente elaboradas por los contribuyentes.


Prof. Germán R. Pinto Perry

Director Magíster en Planifiación y Gestión Tributaria


Universidad de Santiago