Tasas de créditos hipotecarios bajaron en mayo siendo las únicas colocaciones que se aceleraron

|

Mercado inmobiliario



El Banco Central publicó este viernes las principales estadísticas monetarias y financieras con datos actualizados a mayo 2019, correspondientes a información reportada por todos los bancos del país.

El pasado mes, las tasas de interés de los créditos comerciales, consumo y vivienda disminuyeron a 5,7; 20,6 y 2,9% (abril: 6,3; 21,0 y 3,0%), respectivamente. Por su parte, los préstamos de comercio exterior registraron valores similares a los del mes previo: 3,8%.

La disminución en la tasa de los préstamos comerciales se explica por una tasa de interés de sobregiros menor, que registró un valor de 5,8% (abril: 6,9%). Respecto de la tasa de consumo, su descenso se debió a menores tasas de todos sus componentes.

En lo referente a las tasas de interés de captación en pesos, éstas se situaron en niveles similares a los de abril, en un contexto de mayores flujos. Así, la tasa de interés de los depósitos a plazo en pesos en el tramo de 30 a 89 días fue 3,0%, entre 90 días y un año 3,1% y entre uno y tres años 3,5%. Por otra parte, la tasa de más de 3 años se ubicó en 2,8%.

Por otra parte, el crecimiento anual del stock total de colocaciones fue 9,1% (abril: 9,5%), explicado por un menor dinamismo de todas las colocaciones, excepto vivienda. En efecto, los préstamos de consumo, comerciales y de comercio exterior crecieron: 8,6; 8,5 y 12,9% (abril: 8,8; 9,0 y 17,6%), respectivamente. Por su parte, los créditos de vivienda tuvieron una variación interanual mayor a la del mes anterior de 9,7% (abril: 9,4%)


Agregados monetarios


En tanto, el M1 presentó un crecimiento anual de 9,2% (abril: 9,6%), influido principalmente por una disminución de los saldos en cuentas corrientes. Por su parte, la variación de M2 fue 7,2% (abril: 7,4%), incidida por M1 y por el menor dinamismo de los depósitos y captaciones a plazo. Finalmente, M3 tuvo un crecimiento similar al del mes anterior (11,7%), explicado por una mayor tenencia de documentos del Banco Central de Chile en manos del sector privado, que compensó la menor incidencia de M2 .