En búsqueda de liderazgos

|


Luis Riveros

La búsqueda de liderazgos políticos se constituye en la tarea más importante de hoy para una ciudadanía que se debate entre la incertidumbre y el engaño. Incertidumbre, cuando observa que sus prioridades se constituyen en moneda de cambio para diversas negociaciones políticas, más no en un debate serio de alternativas para legislar sobre problemas complejos que necesitan recursos a veces no disponibles. Incertidumbre, cuando observa que el populismo empieza a inundar las agendas de posibles líderes que aspiran a conducir programas de gobierno, pero que carecen de la visión y la propuesta necesarias para abordar los serios problemas nacionales. Engaño, cuando se descubre que mucho de lo hecho en el pasado, como es por ejemplo el caso de la educación, se ha convertido en retrocesos y en un continuo ascenso de la crisis que viene marcando el país desde hace años. Engaño, cuando se observa que aquellos que cuestionan lo insatisfactorio del actual esquema de pensiones, son los mismos que no hace mucho participaban en el Directorio de una AFP. Engaño también cuando la ciudadanía se informa del uso y abuso de los recursos y cargos públicos. Incertidumbre, además, por las múltiples soluciones “facilistas” a nuestros problemas, que vienen justamente de quienes no han madurado sus ideas ni son capaces de convertirlas en soluciones seria y tangibles. En este ambiente, y en medio del desprestigio de partidos y movimientos políticos, sean éstos oficialistas o de oposición, la ciudadanía observa con inusitado temor el tránsito hacia el futuro. La búsqueda de liderazgos es hoy en día un reto fundamental para los chilenos, especialmente en el terreno de una conducción seria y de índole transversal, que conduzca al país en sus futuros difíciles pasos. Un estudio de opinión concluyó que entre los segmentos más creíbles en nuestra sociedad de acuerdo a la opinión de los encuestados, se encontraban los Bomberos y los Profesores. ¡Volvemos a los años en que éstos eran efectivamente los líderes de la comunidad, rodeados de afecto y de la adhesión honesta de sus compatriotas! No quiere eso decir que entre ellos se ha de elegir un líder para conducir a Chile; quiere decir que todavía hay esperanza, que la gente está buscando alternativas fuera del mundo de la política y de sus nefastos intereses, y que espera que desde el propio mundo político emerjan liderazgos capaces de romper con la incertidumbre y el engaño.



Prof. Luis A. Riveros