​Deng Xiaoping: Forjador de la China moderna

|

A1

Deng Xiaoping, (Shihuan, 1904 / Peking 1997) es un hombre bajito y mirada aguda, y que nos introduce en el misterio Chino. Enigmático, Deng es un portento político, que sobrevivió a mil batallas, y supo doblegar la oposición de los más cercanos, para cambiar el rumbo del tercer país más grande del mundo y, a su vez, el más poblado. Una cultura de cuatro milenios de historia comercial, y que había derivado a un comunismo ortodoxo, tras un periodo de anarquía y del estallido de una guerra civil, que duró veinte años, y tomo la vida de millones de ciudadanos. ¿Era Deng realmente un cultivador de la doctrina de Marx, o era un nacionalista que seguía los ideales que el filósofo Confucio modeló, veinticuatro siglos años antes de su propia existencia? ¿Que hizo que Deng, siendo nominalmente comunista, abrazara la doctrina opuesta, argumentando que “no importaba el color del gato, sino que cazara ratones”?

Conviene recordar que China, en 1978, era un país aprisionado por un Estado omnipresente. Su ingreso per cápita no era muydiferente al de Corea del Norte en la actualidad, pero con un territorio ochenta veces más grande, y con una enorme dispersión de recursos naturales. Hoy, su desarrollo le hace justicia a su importancia en los recursos globales: con un producto interno bruto por sobre los 16,7 trillones de dólares, es la segunda economía del mundo. Es un portento industrial, comercial y tecnológico, que produce desde zapatos y bicicletas, hasta trenes de alta velocidad, y productos de punta en el mundo digital. ¿Cuánto de eso se debe a la refundación que el pequeño gigante de Shihuan, protagonizo entre 1978 y 1989?

Deng Xiaoping fue uno de los líderes del movimiento de guerrilla que encumbró al régimen de Mao al poder. Iniciado en 1927, con inspiración y financiamiento soviéticos, el movimiento se concentró en las montañas del norponiente de China. De ahí se proyectó hacia el oriente, llegando a tener su capital en la ciudad mediterránea de Wuhan, muy conocida en la actualidad. La guerra civil fue interrumpida durante la invasión japonesa de 1937, y el resto de la Segunda Guerra Mundial. Mao reinició la lucha poco tiempo después, y logró el poder, militarmente, en 1950. Su opositor, el líder nacionalista Chiang Kai Shek se retiró a Formosa, donde formaría Taiwán, división cuya sombra sobre el régimen comunista chino, llega hasta nuestros días.

Una vez consolidado en el poder, Mao construyó un régimen centralista represivo, que no acomodó a Deng. Educado parcialmente en Europa, el hombre de Shihuan tenía otras visiones sobre el socialismo, y fue perseguido durante la revolución cultural. Al borde de la disidencia, Deng se mantuvo en el partido, evitando ser encarcelado y ajusticiado por traición. Esperaría pacientemente su oportunidad, hasta la muerte de Mao, en 1978. Tras una batalla con el sucesor designado, Deng y su “banda de los cuatro”, se haría del poder en 1978. Su gobierno duraría hasta 1989, en que debería retirarse por razones de salud. Durante ese periodo, inició una dramática apertura en los mercados, y permitió la inversión extranjera en las provincias del Sur de China. Mención especial tiene un plan de educación y avance tecnológico, que puso a China en la vanguardia digital tres décadas después. Con tasas de crecimiento superiores al 7% desde entonces, China se ha convertido en un fenómeno económico global. Pero, no todo fue luz en el régimen de Deng. Aunque liberal en lo económico, siguió siendo autoritario en lo político, y estuvo detrás de la conocida represión del movimiento estudiantil de la plaza de Tianamenn. Pero, con justicia, su figura ocupa plazas y carteles, en ciudades importantes, como Shezan, que se desarrolló, gracias a sus reformas. El empoderamiento de la República Popular China ha reanudado la lucha con Estados Unidos, por el control estratégico de Asia, y por el mar del sur de China, que rodea Taiwán. Estamos viviendo tiempos increíbles, y por primera vez, desde 1945, se amenaza decididamente el liderazgo de EE UU y sus aliados, en el péndulo económico mundial.

Christian Lomakin

Christian Lomakin. 

Economista y Consultor.