​La lucha contra el cambio climático

|

Francisco Javier Gonzalez Puebla

La frecuencia de los eventos relacionados con el clima se ha multiplicado en la última década, nosotros, como comunidad mundial, no hemos hecho nada para abordar esta crisis. El Acuerdo de París aún no ha dado ningún resultado y hemos perdido media década sin lograr nada, ya que algunos países importantes se han abstenido de contraer compromisos tangibles hasta el momento. La cumbre climática virtual de cuarenta líderes mundiales fue una excelente iniciativa para comenzar y avanzar rápidamente para recuperar el terreno perdido. Pidió una cooperación mundial sin precedentes y un sentido compartido de urgencia y ambición. La mayoría de los países participantes han asumido compromisos voluntarios y el anfitrión ya ha comprometido miles de millones de dólares cada año para lograr este objetivo, además de tomar medidas voluntarias activas para reducir sustancialmente las emisiones para 2030.

Una propuesta relevante, se centraría en la asociación de energías limpias y, en segundo lugar, se centraría en la acción climática y la movilización financiera. Según la declaración, los objetivos son “movilizar financiación y acelerar el despliegue de energía limpia; demostrar y escalar las tecnologías limpias innovadoras necesarias para descarbonizar sectores como la industria, el transporte, la energía y los edificios; y desarrollar la capacidad para medir, gestionar y adaptarse a los riesgos de los impactos relacionados con el clima”.

La acción climática es una parte integral de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) principales empresas por capitalización de mercado informen cómo les va en los parámetros ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Esto garantizaría que todas estas empresas se aseguren de que sus prácticas sean sostenibles y no causen ningún daño ambiental, incluidas las emisiones que contribuyan al calentamiento global. ESG es una gran herramienta para impulsar el crecimiento económico, ya que minimizará los costos ambientales y promoverá el bienestar general.

El cambio hacia la sostenibilidad y el costo de avanzar hacia el cumplimiento sigue siendo un desafío para el mundo, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, es necesario proyectar el cambio hacia la sostenibilidad como una oportunidad a largo plazo en lugar de un costo a corto plazo. Muy pronto veremos desaparecer vehículos e industrias dependientes de la combustión y edificios e infraestructura eficientes por todas partes. Lo que podría haber sucedido en unas pocas décadas a partir de ahora, posiblemente sucederá en media década. Sin embargo, también es necesario garantizar que ni el poder legislativo ni el judicial, de ninguna manera, obstaculicen la marcha de ningún país hacia la reducción de emisiones y la consecución del "objetivo neto cero". 



Dr. Francisco Javier González Puebla

Director Carreras Administración

CFT-IP Santo Tomas – Viña del Mar