Mario Astorga



Mario Astorga

En Chile y en el mundo hemos ido aprendiendo en los últimos años el enorme valor que tiene la inclusión de distintas miradas en la toma de decisiones ya sean políticas públicas, decisiones empresariales o de cualquier índole. El periodo de las políticas públicas decididas en los escritorios de un profesional “preparado” pero sin contrastar con los usuarios y/o beneficiarios quedó sepultado con los malos resultados del Transantiago y la ley de estacionamientos, por mencionar dos casos ampliamente conocidos.

La gran mayoría de los chilenos hemos tomado partido a favor o en contra de las manifestaciones y a favor o en contra de la violencia en ellas; sin embargo, cuando leo las noticias en la prensa y especialmente en las RRSS, me doy cuenta que la mayoría de nosotros tiene información tan parcial, que posiblemente nunca va a entender ni como llegamos a esta crisis, el porqué de la violencia, y el cómo, realistamente, podemos aprovechar esta crisis como una oportunidad para hacer un mejor país.

Para nadie fue una sorpresa, salvo posiblemente para quienes lo firmaron, que el acuerdo por un proceso constituyente no terminaría con la violencia, ni que tampoco lo haría la hemorragia de buenas noticias en pensiones, en salario mínimo, en transporte, en salud, y en el trato para la tercera edad anunciadas.

Creo que la gran mayoría de los chilenos cree, junto con Winston Churchill, que “la democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre, con excepción de todos los demás”. Muchos autocomplacientes comparan los altos niveles de abstención y la irrupción de las movilizaciones y olas de violencia que se le han colado a las mismas, con lo que está ocurriendo en otros países; aún cuando no se pueden desconocer las tendencias internacionales, es una decisión de cada sociedad cuanto se deja permear por ellas.

Hace unos días, en este mismo periódico, escribí una columna que se titulaba ¿Cómo enfrentar la crisis? La idea de la columna era mencionar tres tipos de crisis que está viviendo el país.

Chile está viviendo una de las principales crisis de su historia, y sin lugar a dudas la principal crisis desde la recuperación de la democracia. Son varias las dimensiones de esta crisis.

Al menos no lo estoy entendiendo. ¿Por qué le dio la capacidad de intuir los procesos socio-políticos futuros a quien no es capaz de lograr que su mensaje tenga eco?

Hoy día el país se divide en tres falsas disyuntivas

Aunque a la encuesta “Pulso Ciudadano” de Activa Research, es precedida por la mala reputación de las encuestas políticas, desprestigio bien ganado en la última elección presidencial, muestra resultados tan coherentes entre sí, que es conveniente revisar con calma.