El dólar sube por factores reales y permanentes que la intervención de Hacienda no toca

|

VICTOR SALASEl dólar se ha convertido en un problema para el país. Como es la divisa más importante del intercambio internacional, representa a la vez la alta incertidumbre sobre los resultados económicos, que se están perfilando a nivel mundial.



En el caso de Chile, la evolución del precio del cobre (principal exportación de Chile, 56%) es un determinante relevante del valor de nuestra moneda respecto del dólar. Las caídas que actualmente se observan en el precio del cobre están asociadas con las perspectivas de recesión económica de USA y la economía mundial, las que se profundizaron a partir del 15 de junio pasado, fecha en que la FED decidió aumentar la tasa de referencia en 75 puntos, de 0,75%-1,00% a 1,50%-1,75%. Fuerte aumento destinado a contener la inflación desatada en dicho país (8,6% a mayo), pero que, a la vez, se estima que será más probable que termine impulsando una contracción de la economía norteamericana y del mundo. Esta situación indica que lo más seguro es que se mantenga a la baja el precio del cobre y, por sobre 900 pesos el tipo de cambio, manteniendo la depreciación de nuestra moneda respecto del dólar.


Un segundo factor relevante, hoy día, para determinar el tipo de cambio nominal (spot) es la incertidumbre política que estamos viviendo en Chile, que parece que no se resolverá en el plebiscito del 04 de setiembre próximo. Pese a que varias agencias financieras internacionales calificaron al borrador de la nueva constitución como un documento que es mejor de lo esperado, sigue siendo un documento, sostienen los analistas financieros internacionales, que provocará retracción en los intereses de los inversionistas de instalarse o mantenerse en Chile. Esta es la situación compleja que hace a la incertidumbre política un factor de inestabilidad del precio del dólar en el país, manteniendo la tendencia depreciadora de este fenómeno.


Cuando cae el precio del cobre (desde 412,8 centavos de dólar por libra de cobre el 17 de junio 2022 a 375,6 c/lb el 24 de junio 2022), entonces se reduce la oferta de dólares en el mercado cambiario, lo que deprecia nuestra moneda respecto del dólar (subiendo entre ambas fechas de 866,79 pesos por dólar a 898,80) y sigue subiendo esta semana desde 911,39 pesos (martes 28 de junio), hasta 932,40 pesos por dólar, el jueves 30 de junio. Valores que reúnen los impulsos negativos más potentes, existentes a nivel mundial, asociados con la idea de que la recesión económica es cada vez más factible. A lo que se suma el aumento de la incertidumbre política en el país, por lo cual se liquidan activos y aumenta la demanda de dólares, lo que vuelve a depreciar nuestra moneda. Lo que se puede representar en el gráfico siguiente, que muestra los valores del dólar observado y los movimientos asociados cuando se avanza en procesos depreciadores del tipo de cambio en Chile.


Grafico



Desde luego, la depreciación de nuestra moneda respecto del dólar, es a su vez un potente factor inflacionario, que todos intentan evitar.


Sin embargo, no cualquier medida sirve para evitar la depreciación del peso. La reciente intervención de Hacienda en el mercado cambiario va a contrapelo de los comportamientos esperables de los dos factores que han tenido mayor relevancia en estas últimas semanas en la pérdida de valor de nuestra moneda respecto del dólar.


El precio del cobre cae y tenderá a caer por la menor demanda que ocurriría con una economía mundial en recesión.


La incertidumbre política hace que aumente la demanda de dólares porque los agentes económicos y financieros tratan de protegerse de riesgos que visualizan en el proyecto de nueva constitución, reales o no, y se refugien en dólares, que podrían llevarse fuera del país, si lo estiman necesario.


Lo más seguro entonces es que el impacto de esta intervención sea reducido, como lo insinúan los datos recientes. El dólar baja de 911,49 el lunes 28 a 905,32 el martes, pero recupera su alza en los días siguientes llegando a 932,08 pesos por dólar.


La nueva situación de la economía mundial está en proceso y las expectativas es que nos encontremos en los próximos trimestres de este año con una recesión económica mundial y a la vez, con una inflación no controlada, lo que requerirá aplicar serias políticas de ajuste y salvataje.



Víctor Salas Opazo

Departamento de Economía, USACH