Variante Delta supondrá el 90% de las infecciones en Europa a finales de agosto

|

Covid 19 2

El número acumulado de casos notificados a nivel mundial de SARS-COV-2 supera ya los 180 millones y la cifra de muertes es de casi cuatro millones. Mientras, Europa observa con preocupación el auge de la variante Delta (B.1.617.2), que ya supone el 95 por ciento de los casos en Reino Unido. A corto y medio plazo, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades prevé que el 70% de las nuevas infecciones por SARS-CoV-2 se deban a esta variante en la UE/EEE a principios de agosto y el 90 por ciento de las infecciones a finales de dicho mes.

En España, la variante Delta ha ido incrementando su presencia a medida que han ido transcurriendo las semanas. Según informa el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), los muestreos aleatorios señalan que su porcentaje ha alcanzado hasta un 2,7 por ciento de incidencia en la semana 22. Sin embargo, su distribución es muy heterogénea ya que, aunque su presencia es todavía muy baja o nula en algunas comunidades, en otras progresa rápidamente alcanzando porcentajes superiores incluso al 10 por ciento en muestreos aleatorios.

La variante B.1.617.2 hizo saltar todas las alarmas al presentar indicios de ser más contagiosa y resistente a algunas vacunas y tratamientos. Este sublinaje de B.1.617, conocido también como VOC-21APR-02, posee una serie de mutaciones en el gen S entre las que destaca L452R, relacionada tanto con aumento de la transmisibilidad como con cierto nivel de escape inmune.

Además, se ha comunicado una tasa de ataque secundario mayor que la observada para la variante Alfa (B.1.1.7) y una posible disminución de la efectividad vacunal con una sola dosis pero ligera con la pauta completa de vacunación. Sin embargo, estos datos todavía no son concluyentes respecto a una mayor transmisibilidad intrínseca.

Desde que se identificó por primera vez en el país hindú, se ha extendido a, al menos, 80 países. Ha sido la variante dominante en la última oleada epidemiológica en la India, desde donde se introdujo en Reino Unido. No obstante, tras semanas de colapso en los sistemas sanitarios de la India, los casos están disminuyendo y la mortalidad ya ha alcanzado su punto máximo.


Reino Unido y Portugal en alerta

En Reino Unido, Delta ha superado a su variante Alfa nativa, que se detectó por primera vez en el país británico el otoño pasado. Los datos semanales de casos de variantes de COVID-19 de Public Health England (PHE) muestran que los números de Delta han aumentado en 35.204 desde la semana pasada a un total de 111.157. Esto representa un aumento del 46 por ciento, de los que 42 puntos porcentuales pertenecen al sublinaje Delta AY.1.

La variante Delta ha hecho saltar las alarmas también en Portugal ya que, en apenas un mes, ha pasado de suponer el 4 por ciento de las infecciones al 55,6 por ciento y el Instituto Nacional de Saúde Doutor Ricardo Jorge de Portugal espera que se convierta en la variante dominante en las próximas semanas. Sin embargo, su distribución continúa siendo muy irregular entre regiones, variando entre el 3,2 por ciento (Azores) y el 94,5 por ciento (Alentejo). Entre medias, regiones como Lisboa (76,4 por ciento) y Algarve (75 por ciento).

El pasado lunes, Portugal registró cerca de mil nuevos casos, con especial incidencia en Lisboa y Algarve. Esto ha llevado al Gobierno portugués a cerrar los colegios en cinco municipios del Algarve: Faro, Albufeira, Loulé, Olhão y São Brás, que presentan una incidencia acumulada a 14 días que supera los 300 casos por cada 100.000 habitantes.


Estados Unidos vigila

La variante Delta representa aproximadamente 1 de cada 5 nuevas infecciones por coronavirus en Estados Unidos (EE.UU), según ha informado el Centro de Control de Enfermedades (CDC). Aunque Alfa sigue siendo la variante más frecuente en el país norteamericano, la variante de origen hindú se está extendiendo rápidamente.

A principios de abril, representaba solo el 0,1 por ciento de los casos en Estados Unidos, tal y como han comunicado los CDC. En mayo, representaba el 1,3 por ciento de los casos, y a principios de junio, esa cifra había aumentado al 9,5 por ciento. Actualmente, el cálculo ha alcanzado el 20,6 por ciento. (www.Gacetamedica.com)