​Socorro, me tienen secuestrada y me están matando

|

Mario Astorga OK


Yo creía que los chilenos compartían con Churchil la idea que la democracia es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los demás que se han inventado, pero tristemente me tengo que convencer, NO ES ASÏ.

Los partidos políticos tienen hoy en día la más baja aceptación en toda la historia democrática de Chile. Las últimas encuestas establecen que menos del 3% de los chilenos se siente interpretado y representado por alguno de los 25 partidos políticos y 17 movimientos en formación y/o en trámite que existen hoy día.

Me llamo democracia y los partidos políticos me tienen secuestrada, por qué a pesar que representan solo un 3% de la voluntad popular, obligan al 97% de los chilenos que no creen en ellos, a votar por militantes simpatizantes y personas adscritas a sus partidos y pactos electorales.

Un ciudadano, totalmente independiente de partidos, pactos y movimientos políticos casi no tiene posibilidades de ser electo, a menos que sea alguien de la farándula, o comunicador social o algo por el estilo, porque los partidos políticos, a través de sus parlamentarios, para asegurar su “sobre-representatividad” aplicaron la fórmula de la Cifra Repartidora. Ello los lleva a agruparse en pactos y sub-pactos para mejorar su posición electoral, pero, mientras más partidos y candidatos formen pate de un pacto o sub-pacto electoral, menos chance tienen los candidatos totalmente independientes de todo partido. De esta manera los partidos políticos se las han arreglado para silenciar la voz de los independientes.

Así será nuevamente en las votaciones de marzo donde se elegirán a los ciudadanos que nos representarán en la convención constituyente, los gobernadores provinciales, senadores, diputados, alcaldes, concejales y CORES.

Cuando se le pregunta a los partidos políticos si pueden hacer una ley para mejorar la representatividad de los independientes, es decir del 97% de los chilenos, la respuesta es: no hay agua en la piscina para legislar sobre esa materia.

Inmorales, ellos ponen el agua en la piscina. Si quisieran legislar lo podrían hacer, pero prefieren mantenerme secuestrada de los chilenos, les gusta la democracia entre unos pocos, así los chilenos estarán obligados a elegir solamente entre las alternativas que los partidos políticos proponen, a pesar de que saben que representan menos del 3% de los ciudadanos y obligan al 97% a elegir entre los candidatos que los partidos políticos le imponen.

Me llamo democracia y los partidos políticos me tienen secuestrada. No creen en la gente, no creen en mí, me están matando. 


Mario Astorga De Valenzuela