Día Mundial de la Fibrosis Pulmonar Idiopática: ¿Cuáles son los síntomas para reconocer la enfermedad?

|

Salud 10


Para la mayoría de nosotros, respirar no requiere mayor esfuerzo. Lo hacemos de forma inconsciente, pero para las personas que padecen Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI), enfermedad que según estimaciones afecta a tres millones de personas a nivel mundial1, se hace cada vez más difícil debido a las cicatrices que va dejando en los pulmones.

El 7 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Fibrosis Pulmonar Idiopática, una oportunidad en la que los pacientes de Chile y el mundo visibilizan esta enfermedad, la importancia de su diagnóstico precoz y del acceso a tratamientos que permitan enlentecer su avance y evitar las crisis, con el fin de que las personas vivan más años y mejoren su calidad de vida.

La FPI es una “enfermedad en la que el tejido pulmonar normal, que es como una esponja llena de aire, va siendo reemplazado por un tejido cicatricial, fibroso, como si fuera una cicatriz en distintas partes del pulmón, y esto impide respirar de forma normal”, explica el Dr. Hernán Cabello, ex presidente de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias (SER).

Esta patología se presenta mayormente en hombres, a partir de los 50 años. No se sabe exactamente qué la gatilla y es por eso que lleva el nombre de idiopática, o de causa desconocida. Asimismo, los síntomas se presentan de forma crónica e inespecífica, por lo cual se puede confundir con otras enfermedades como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), o insuficiencia cardiaca.

Sin embargo, el facultativo de la SER aclara que “si hay un cansancio que no se explique por edad, peso o sedentarismo, además de una tos persistente por más de dos meses, las personas deben consultar a un especialista. Sin embargo, muchas veces las personas minimizan los síntomas porque piensan que el cansancio al hacer algún esfuerzo se debe a la edad, y no es así”.

En este sentido, es importante estar atentos a estos síntomas y así reconocer la FPI2:


  • Sensación de ahogo, que surge al realizar algún esfuerzo físico intenso, pero que va aumentando la sensación conforme la enfermedad progresa. En la fase final aparece, incluso, cuando el paciente está en reposo.
  • Tos crónica y persistente por más de dos meses.
  • Dolor en el pecho y en la espalda, provocado por la misma tos.
  • Dedos en forma de “palillo de tambor”, de las puntas de los dedos de las manos o de los pies.
  • Coloración azulada en la piel debido a la falta de oxígeno en la sangre.
  • Fatiga
  • El sonido tipo “velcro”, que lo puede escuchar el especialista en la revisión médica del paciente.
  • El Dr. Cabello también agrega que, ante estas señales, “cualquier médico, internista o médico general, debería pedir una radiografía de tórax, aunque no escuche nada anormal en el examen físico. Se debe hacer una buena entrevista al paciente, construir una buena historia clínica e indicar una radiografía. Se harán todos los estudios para comprobar que realmente la fibrosis se deba a una causa desconocida. Es por ello que ante los síntomas descritos, el llamado es que consulten al médico para ganar tiempo, ya que es una enfermedad progresiva y mortal”, advierte.


    FPI y el COVID-19


    El Dr. Álvaro Undurraga, especialista en enfermedades respiratorias del Hospital del Tórax, señala que, en medio de la pandemia y al ser la FPI una patología que daña los pulmones, “los pacientes son más susceptibles de contagiarse de COVID-19, elevando la mortalidad por esta causa”.

    El experto indica que las recomendaciones que les entregan a las personas es que continúen con sus controles médicos, ya que la enfermedad lo requiere.

    “Contacten con sus doctores vía telefónica y telemedicina para el manejo de síntomas, sobre todo la tos, que es lo que más los afecta; realicen caminatas dentro del hogar de forma programada para que no estén postrados. Las recetas, incluso, las enviamos vía WhatsApp para que los pacientes siempre tengan acceso a los tratamientos”, puntualiza.