El Internet de las cosas (IoT) y su acelerada adopción

|

Sebastian Galeazza (1)¿Se han detenido a pensar porque uno de los conceptos más recurrentes hoy en día es IoT, o Internet de las Cosas? Y es que esta tecnología que viene tomando fuerza desde hace unos años y que se traduce en un sinfín de ventajas en todos los ámbitos, aportándole inteligencia a las cosas inanimadas y que da vida a “espacios inteligentes” ya sea en la casa, la oficina, y sobre todo en procesos productivos, es inevitablemente donde debemos que recurrir para hacer frente a los nuevos desafíos que nos vemos enfrentados.

Si bien, los datos revelados por los asesores globales del mercado tecnológico de ABI Research, que estiman una caída del 18% en la adición de dispositivos IoT durante este año -debido a factores combinados como la discontinuidad en la fabricación, interrupciones de la cadena de suministro y cambios en la disponibilidad y la demanda de productos conectados-. Statista estima que habrá alrededor de 30 billones de dispositivos conectados en 2020, y a futuro según estudios de la Universidad de Stanford, para el 2030 llegaremos a tener 500 billones de cosas conectadas.

Y es que los beneficios que traen consigo la digitalización e Internet de las Cosas son irremplazables. Claro ejemplo de esto fue el inicio de la pandemia, donde se crearon necesidades inmediatas que se pudieron resolver gracias al IoT. El COVID-19 ha marcado un antes y un después en cómo se venían haciendo las cosas. Desde el inicio del brote del virus y hasta que logremos superar todas las etapas de desconfinamiento, respetar la distancia social será todo un desafío para las distintas industrias, las que tendrán que apoyarse en esta tecnología para asegurar la continuidad operativa y automatización de procesos.

Un ejemplo que sirve para ilustrar este punto es el programa “Virtual Rounding” creado por Lenovo, que en medio de la pandemia vio una solución para la atención médica en el dispositivo ThinkSmart View. Aparato que permite a doctores hacer las visitas de sus pacientes hospitalizados mediante una videoconferencia certificada y de alta calidad, atendida desde el lugar en que el médico se encuentre. Optimizando así los tiempos de atención, el uso de insumos médicos y evitando posibles contagios intrahospitalarios, mediante la conexión a internet de un dispositivo compacto que permite completa movilidad.

Asimismo y sin ir más lejos, un ejemplo a nivel local sobre esta acelerada y beneficiosa adopción tecnológica es la adquisición de cámaras 360 por parte de Fasa, las que se implementaron en su cadena de farmacias para facilitar las capacitaciones y reuniones de coordinación de forma remota, conectando todas sus sucursales de manera inmediata e interactiva, a través de aquel dispositivo conectado a internet.

Una vez que tomamos en cuenta este tipo de datos y los casos de éxito de la tecnología aplicada, la pregunta del inicio se responde sola, dando paso a otra gran interrogante ¿De qué manera aplicaremos esta tecnología, para avanzar a la vanguardia de la conectividad que nos entrega el IoT?


Sebastián Galeazza,

Gerente General de Lenovo Chile.