Representantes del sector financiero local discuten cambios necesarios para el desarrollo de Mercados Repo

|


Mesa de dinero 2El viernes pasado se celebró por vía teleconferencia el 2º Comité de Mercados, reuniendo a ejecutivos de distintas instituciones y asociaciones financieras del mercado local. Entre otras materias, el Comité abordó el desarrollo de Mercados Repo, tópico que fue introducido por Juan Pablo Araujo, de Itaú AGF.

De acuerdo a la minuta del encuentro, publicada ayer por el Banco Central, el consenso de los miembros señaló que el desarrollo del mercado de REPO es fundamental para ampliar los mecanismos de financiamiento ante requerimientos de liquidez en situaciones normales y estacionales, pero además que sería un potente mecanismo de contención en episodios de tensiones y volatilidad de tasas en el mercado de renta fija.

Algunos miembros señalaron que para que el mercado de REPO se desarrolle es necesario que se actualicen y estandaricen las actuales regulaciones de estas operaciones en base a las mejores prácticas internacionales de los mercados de referencia. Según estos mismos miembros, estas prácticas incentivarían el uso de estas operaciones debido a que cubrirían las actuales dinámicas y necesidades de los distintos agentes y sectores. Es vital para el desarrollo de este mercado la generación de las plataformas necesarias para negociar y transferir las posiciones de forma automática.

La falta de estandarización de los contratos genera incertidumbre en cuanto a la interpretación del consumo de capital o líneas de crédito entre las partes. Se destacó que, para algunos agentes, la operación REPO es un préstamo garantizado, por lo que requiere una asignación de capital o el uso de línea de crédito con las contrapartes, independiente del instrumento como garantía. Para otros, una operación REPO es una compra tradicional del instrumento con un pacto de retroventa, lo cual no requiere el uso de líneas de crédito con las contrapartes.

Varios miembros del comité comentan que lo anterior se mitigaría con una contraparte central, o un agente tripartito, que ofreciera un servicio centralizado de custodia y de carácter estándar para todos los diferentes agentes del mercado local, que además incluya gestión de riesgo de contrapartes, flexibilidad en la gestión de colaterales y las plataformas de negociación para realizar las operaciones de REPO y préstamos de valores.

Algunos comentan que el DCV tiene ventajas por sobre otras alternativas para otorgar los servicios requeridos por el mercado.

Unos miembros señalaron que, ante situaciones de estrés financiero de los mercados de renta fija local, la participación del Banco Central es primordial para destrabar los mercados. Una propuesta es que, para que los bancos puedan otorgar liquidez a agentes no bancarios, el BCCh pueda aceptar títulos ya prendados en sus operaciones de inyección de liquidez. Ésta sería una medida indirecta de financiamiento a los no bancos ya que aliviaría la volatilidad de las tasas y los posibles sell off, aunque aumentando el riesgo sistémico.

Un ejemplo de lo anterior, es la situación registrada en marzo en el mercado de financiamiento en Estados Unidos, donde, a pesar de poseer un mercado de REPO desarrollado, el mercado de bonos corporativos vivió tensiones que desencadenaron que la FED saliera a comprar bonos corporativos a través de BlackRock.


Próximos pasos


El consenso de los miembros del Comité manifestó que para fomentar el desarrollo del mercado de REPO se establezcan grupos de trabajo, con miembros representantes de los diferentes sectores e industrias, con el fin de unificar los distintos puntos de vista y proponer una solución consensuada a exponer en el comité en una fecha futura.

Además de agentes del Banco Central, en la instancia participan representantes de la Asociación Chilena de Administradoras de Fondos de Inversión, Abif, Asociación de Fondos Mutuos, AFP Capital, AFP Cuprum, AFP Habitat, AFP Modelo , AFP Provida, Itaú AGF; y Banco Bice, Banco de Chile, Banco Estado, Banco Itaú-Corpbanca, Bci, Banco JP Morgan, Banco Security, Banco Scotiabank y Banco Santander, entre otros.