​Mi " SI " no es el mismo que el tuyo... Por eso voto NO

|


Cristhian espejo

Efectivamente voto NO a la nueva constitución por ser sinónimo de inestabilidad incertidumbre y generar más y más stress a nuestro amado Chile. Advierto además que no se entiende votar si cuando esta opción de aprobación tiene múltiples significados, así es, va desde respaldar la violencia que destruye día a día nuestra patria, se fractura el alma nacional y físicamente nuestra infraestructura, comercio nuestra iglesia etc. como también significa alterar la democracia por grupos menores incapaces de llegar por las urnas a establecer su ideario e intentan entrar a la moneda por la ventana que abre la turba ; Es ¨SI¨ a la extorsión democrática generadora de una cultura de aceptación a lo que desean grupos extremos y violentos que debieran -por su organización y metas antidemocráticas -ser condenado por violación a los derechos humanos del ciudadano inocente y desvalido.

Efectivamente hoy en Chile coexisten grupos organizados que quieren obtener y concretar por la vía violenta sus metas y ansias de poder que por el contrario debieran ser condenados por su actuar que implica violaciones sistemáticas a nuestros derechos humanos, por lo que debiera constituirse en real desafío de nuestra sociedad, la institucionalidad, la judicatura y doctrina -que hoy mantienen un concepto ortodoxo y unilateral de los derechos humanos, en que solo se condena a los agentes del estado-, considerar a estos grupos organizados que por vía violenta intentan obtener sus metas políticas.

Así por tanto es incomprensible que el voto¨SI¨ de un extremo izquierda sea igual al si de un partidario de ideas de centro o centro izquierda, o de un frente amplista sea el mismo si que el de un independiente de centro, por el contrario son muy diversos,( TELLIER vs GOIC) ni siquiera hay una conexión ideológica ni intereses comunes (principio de subsidiariedad con un totalitarismos en el mismo saco?).

Por eso yo voto NO a la fauna pseudo constitucional que se quiere instaurar en Chile que inevitablemente generaría una inestabilidad endémica de nuestra ya debilitada democracia con una afectación permanente a nuestro estado de derecho.

Por todo, el rechazo (votar que no) es en definitiva una opción esencialmente democrática que da una señal clara a aquellos que siendo minorías absolutas se quieren tomar del poder por vías insurreccionales (Golpe blanco) engañando, usando al pueblo más vulnerable, a los más débiles y así gobernar en la mediocridad sin importar el bienestar del pueblo.


Christian Espejo