Patricio Reyes, Gerente General de OTEC R-Yes

Capacitación: Una deuda pendiente

|

Cartas al director OK


Sr. Director,


En mayo del 2010 Chile ingresó como el primer país sudamericano a la OCDE, y si bien uno de los motivos responde a un marco macroeconómico estable, poco nos detenemos en el capital humano que sustentó el desarrollo de Chile.

En las últimas décadas han surgido edificaciones que fueron diseñadas por profesionales, pero cuya construcción fue realizada por trabajadores que aprendieron su especialidad en la misma faena. En el retail, sector intensivo en mano de obra no calificada, se invirtió más del doble del promedio nacional en capacitar a su personal.

Actualmente hablamos de la cuarta revolución industrial, y los desafíos que imponen las nuevas tecnologías. Pero, ¿qué estamos haciendo con los 5 millones de trabajadores adultos que no han terminado sus estudios formales que nos recuerda el Mapa de Vulnerabilidad del Programa Compromiso País del Gobierno?

Desde nuestro ingreso a la OCDE, en temas de capacitación en las empresas bajo la Franquicia SENCE, en vez de avanzar hemos retrocedido casi un 11%, sabiendo que es una de las llaves para aumentar la productividad. Nuestras cifras de tan sólo un 4,6% al año de trabajadores capacitados en empresas privadas en Chile, demuestran lo lento que le estamos entregando empleabilidad a nuestra gente.

En ese sentido, es necesario potenciar las habilidades laborales al interior de las compañías y aumentar la capacitación laboral a los trabajadores menos cualificados. Y aquí el SENCE tendrá una gran labor, al flexibilizar sus metodologías de aprobación de cursos, de manera que los organismos de capacitación (OTEC) puedan adaptarse a las realidades de los puestos de trabajo en las empresas.


Patricio Reyes 

Gerente General - OTEC R-Yes