​Implicancias de la nueva Ley de Co Propiedad

|

IMG 0359


La nueva ley de co propiedad llegó a regularizar un mercado que no contaba con una normativa clara y dejaba desprotegidos a los usuarios. Son innumerables las comunidades que han sido defraudadas por los encargados de administrar tanto edificios de oficinas como residenciales, quedando en la impunidad. La nueva ley ya fue publicada en el Diario Oficial y se esperan grandes cambios en el mercado de la administración de edificios.

De acuerdo a Denise Marshall, Gerente del Área de Property Management de la consultora Colliers, uno de los aspectos más importantes de la nueva ley es que establece una validación y registro de los administradores. “Hasta ahora cualquier persona podía ejercer como administrador de un edificio y no existía un registro oficial, por lo que podían generarse malas prácticas si un administrador se apropiaba de los fondos de una comunidad nada lo detenía para volver a estafar a otras comunidades, generar malas prácticas. Por otra parte, no existía un marco legal que impusiera sanciones a quienes no ejercían una correcta administración”.

De acuerdo a la experta, “Esta medida pasa a ser un control transparente de la calidad de servicio, donde cada usuario podrá revisar el registro del administrador y éste estará obligado a dar un buen servicio para no perder su registro y la posibilidad de ejercer la actividad. Sin duda, es una excelente barrera de entrada en un rubro en el que actualmente es fácil instalarse sin acreditar que se cuenta con los conocimientos, probidad o herramientas para ello”, enfatiza.

La ejecutiva destaca que la nueva ley busca proteger a las comunidades de posibles estafas y mala praxis. “La validación del administrador a través de la necesidad de certificarse y su inscripción en un registro público mejorará el nivel del servicio. Además, los administradores tendrán la obligación de rendir cuenta no tan solo durante, sino que también al final de su gestión”.

Según Marshall, otro aspecto que protegerá a las comunidades es que en el nuevo marco legal se define claramente el uso del fondo de reserva de la comunidad. “Las comunidades creían que el fondo de reserva solo podía usarse en emergencias, pero lo cierto es que la ley permitía el uso en cualquier gasto, lo que muchas veces llevaba a un uso indiscriminado del dinero por parte del administrador por comité de administración, a espaldas de la comunidad, registrándose desfalcos por millones de pesos –por generando usos no debidos”, explica.

“Las estafas –por ( el desorden administrativo y contable que generan multas e intereses innecesarios, que deben ser costeados por la comunidad, ) son un relato que lamentablemente se repite en muchas de las comunidades donde hemos llegado a entregar nuestro servicio de administración. El exceso de autonomía o falta de control sobre la administración ha creado los espacios para manejos inadecuados de algunas personas, que conllevan estafas o bien, una mala gestión”, enfatiza.

Otro tema de la ley es que da la posibilidad de realizar asambleas por medios tecnológicos. “Es un reconocimiento tardío a la forma de comunicación actual, pero se agradece porque facilitará la concurrencia. La posibilidad de agilizar la decisión sobre un tema por parte de la asamblea a través de una consulta con todos los antecedentes permitirá recoger de mejor forma el interés de la comunidad y validará las decisiones del comité y la administración”, señala.

La experta afirma que habrá un antes y después de la nueva ley. “Entramos a una nueva era en la administración de edificios con un marco legal claro y usuarios más informados. Hoy las personas no se conforman con pagar la factura mensual, quieren saber en qué se está gastando el dinero y tener la tranquilidad de que la administración está realizando su trabajo con el profesionalismo que corresponde”.

Marshall señala que la tecnología está pasando a ser de gran utilidad para brindar un servicio transparente y mantener informados a los usuarios, lo que se irá complementando con la nueva ley. “Se deben enfocar los esfuerzos en abrir las gestiones de la administración a los clientes, utilizando aplicaciones que les dan acceso total a todos los movimientos realizados, confirmar que las mantenciones se están realizando en los tiempos debidos, el detalle de todos los gastos y trazabilidad en cada ítem, solo con un click desde su celular”.

La ejecutiva aclara que, si bien, el uso de estas aplicaciones recién se está comenzando a utilizar en Chile, la proyección es que rápidamente se expandirá. “Si miramos en perspectiva hacia dónde va el mercado de la administración de edificios, vemos claramente que la incorporación de la tecnología será fundamental para mantener a los clientes informados y satisfechos con el servicio, en una era totalmente digitalizada, donde las personas quieren tener acceso directo a la información. Es un proceso que se encuentra en su etapa inicial, pero con grandes perspectivas de masificación”.