La labor esencial de los contadores

|

Germu00e1n Pinto

Con mucha alegría, y porqué no decirlo también, como mucho orgullo, recibí la noticia la semana pasada que la autoridad ha incluido la labor de los contadores dentro del listado de actividades esenciales para el país en estos momentos de pandemia. Tal vez no termine el avance del coronavirus con el trabajo contable, pero sí se podrá realizar la Operación Renta del Año Tributario 2021 de mejor forma, permitiendo que el Estado de Chile reciba los tributos requeridos para solucionar las ingentes necesidades sociales que estamos viviendo.

Es posible que no se entienda porqué un contador tenga que desplazarse físicamente si hoy en día existen los sistemas contables en la “nube”, existe la facturación electrónica, las declaraciones juradas on line y muchas otras facilidades tecnológicas que perfectamente podrían ser realizadas a través del teletrabajo. Sin embargo, al igual que la Contabilidad revela la “realidad” de los negocios, existen muchas situaciones que solo con la experiencia y el trabajo de confeccionar un balance, es posible descubrir y que quedan ocultos a los ojos de otras profesiones que miran tangencialmente el fenómeno impositivo.

Si bien el fundamento para conceder la calidad de actividad esencial a contadoras y contadores es el aspecto tributario, la labor que realizamos como profesionales aporta a la toma de decisiones, a la gestión de los negocios y a la transparencia de los mercados, como también para el cumplimiento de metas y mediciones medioambientales y sociales.

Al igual que otrora cuestioné la sapiencia de los técnicos que diseñan los sistemas para la realización de las declaraciones juradas que exige el Servicio de Impuestos Internos, invitándolos a que alguna vez confeccionaran un balance para que conocieran completamente los detalles y complejidades que la labor contable, ahora cuestiono a quienes desconocen la labor que esta noble profesión requiere y que pudieran no considera la necesidad de conceder estos permisos para el desplazamiento físico, pese a la tecnología que es utilizada en nuestra labor.

Es innegable que existen muchos antecedentes que están en posesión de los clientes, en las oficinas contables y en organismos públicos como notarías, que es imposible almacenarlas o custodiarlas en las improvisadas oficinas armadas en los hogares, como también que es imperioso realizar trámites en municipalidades para lograr o pagar patentes comerciales, desbloquear a algún contribuyente ante el Servicio o realizar acciones para lograr la solución de observaciones a las declaraciones de impuestos que traban la devolución de impuestos o para aclarar la situación tributaria de los clientes.

Todas esas gestiones son importantes y retrasan el proceso que termina con la determinación de la base imponible sobre la cual tendrán que pagar impuestos las empresas, máxime que en esta Operación Renta se aplica el régimen de tributación de las pymes que, pese a estar vigente y aplicable para algunos contribuyentes en años anteriores, ahora es más masificado y obliga a muchas empresas a determinar el resultado tributario bajo esta modalidad de “flujo de caja” que no considera el resultado según balance, generando la perplejidad de los empresarios, a quienes hay de dedicar muchas horas para hacerlos entender del nuevo paradigma sobre el cual tiene que pagar sus impuestos.

Esos detalles solo se saben si se está en los zapatos del contador.

Hay que agradecer a los dirigentes del Colegio de Contadores de Chile A.G. por el derrotero que realizaron para lograr que la voz de los contadores se escuchara en el Congreso para que los diputados llamaran la atención al Ejecutivo para que fuera acogida la demanda que se realizó de una forma ordenada y siguiendo los conductos que imperan en una comunidad políticamente ordenada.

Es por eso que resulta de gran orgullo y alegría que se haya reconocido el trabajo silencioso que realizan los contadores en estos meses y que representan la fuerza de trabajo que permite que los principios económicos, que son materializados en normas jurídicas tributaria que son aplicadas en los contribuyentes, arrojen el resultado esperado y que redunden en la recaudación que se espera y que los efectos que se proyectaban ejercer en los entes económicos, arrojen verdaderamente el resultado esperado.


Prof. Germán R.Pinto Perry

Director del Magíster en Planificación y Gestión Tributaria

Centro de Investigación y Estudios Tributarios NRC

Universidad de Santiago